.

El Polisario pide a la ONU que asuma sus responsabilidades en el Sáhara Occidental.


El Frente Polisario hizo hoy un llamamiento urgente al Consejo de Seguridad de la ONU para que "asuma sus responsabilidades" con el fin de avanzar hacia el referéndum en el Sahara Occidental acordado hace 25 años.



"Hemos estado haciendo todo lo que hemos podido para mantener vivo el proceso de descolonización en el Sáhara Occidental", afirmó en una rueda de prensa en la sede de la ONU el encargado de Exteriores del Frente Polisario, Mohamed Salem Uld al Salek.

"Hemos hecho un montón de concesiones (...) para permitir que el referéndum se llevara a cabo, pero ahora estamos lejos de ello", agregó Al Salek, también ministro de saharaui de Asuntos Exteriores.

El referéndum sobre la autodeterminación del Sáhara Occidental fue fijado en 1991 en un acuerdo que puso fin a dieciséis años de conflicto armado entre Marruecos y el Polisario, un compromiso impulsado por la ONU que todavía sigue pendiente.

Marruecos presentó una propuesta de autonomía para la zona en 2007 y cree que esa debe ser la base de la negociación, mientras que el Frente Polisario insiste en la necesidad de convocar cuanto antes ese referéndum.


Los llamamientos del Polisario para completar ese proceso y presionar a la ONU han encontrado una fuerte oposición por el papel de Francia (aliado de Marruecos) en el Consejo de Seguridad, órgano de la ONU en el que París tiene poder de veto.

"Desafortunadamente, somos víctimas de un doble rasero cuando el Consejo de Seguridad ha tratado este tema. Un miembro permanente ha estado bloqueando que se lleve a cabo el referéndum", dijo Salek, identificando a Francia como ese país.

El dirigente del Polisario dijo que la situación es "muy tensa" y "muy peligrosa" por varios hechos que en los últimos meses han representado un traspié en los esfuerzos de la ONU para calmar la zona.

Entre ellos figura la expulsión de parte de Marruecos de unas ochenta personas que formaban parte del contingente de la misión de la ONU en la región, en marzo pasado, de los cuales sólo han regresado una veintena.

Esa medida fue adoptada por Rabat en protesta por una serie de declaraciones y gestos del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, cuando hizo una visita a la zona y que Marruecos consideró "hostiles e insultantes".

Unido a ello, en agosto pasado Marruecos atravesó un muro que delimita la llamada "zona tapón", para construir una carretera en la zona de El Guergarat, un área que el Polisario considera como "territorio liberado".

Esa decisión marroquí violó los acuerdos militares firmados por Marruecos y el Polisario con la ONU para el funcionamiento de la Misión de Naciones Unidas para el Referéndum de Sahara Occidental (Minurso).

"El Consejo de Seguridad puede hacer más. Es su obligación moral y legal", insistió Al Salek. "Se trata de un tema simple de descolonización", agregó.
Según Al Salek, "da la impresión de que (el Consejo de Seguridad) está imponiendo a las dos partes, al Polisario y a Marruecos, que regresen a la guerra".

Al Salek hizo sus declaraciones horas antes de que el tema del Sáhara Occidental sea revisado de nuevo en un comité de descolonización que hace recomendaciones a la Asamblea General.

"No nos vamos a rendir", insistió el encargado de relaciones internacionales saharauis.