.

El Frente Polisario no permitirá ni a la ONU ni a Marruecos terminar el asfaltado.




El Frente Polisario rechaza rotundamente que la ONU tenga intención de terminar el asfaltado de una carreteta de 3,8 kilómetros en la región de El Guergarat, una obra previamnete niciada por el ejército marroquí el pasado 14 de Agosto y paralizada posteriormente por completo por las fuerzas especiales saharauis.

Un alto cargo del Frente Polisario reveló a ECS que el gobierno saharaui no permitirá bajo ningún concepto que Marruecos o la ONU concluyan el asfaltado de la carretera que emprendió Marruecos de forma ilegal violando el alto el fuego vigente desde 1991 entre el Frente Polisario y Marruecos y que cualquier movimiento inadecuado podría desatar una guerra cruel en la región que desde Marzo está viviendo una situación muy tensa, agregó el mandatario saharaui que se acogió al derecho del anonimato.

El gobierno saharaui había denunciado varias veces la incursión marroquí en los territorios liberados en el sur del Sáhara Occidental y la ONU hizo caso omiso.

La misma fuente afirma que el ejército saharaui no va tolerar ninguna agresión marroquí y la respuesta por parte del ejército va ser de inmediato y sin mediar palabras. "No podemos estar de brazos cruzados cuando la comunidad internacional no hace nada" "El pueblo saharaui ha confiado mucho en la mediación de Naciones Unidas porque somos gente civilizada y pacífica, buscamos una solución democrática que permita al pueblo saharaui decidir su futuro.

En este contexto, el Frente Polisario y el gobierno saharaui pidieron a las Naciones Unidas y a la comunidad internacional exigir al gobierno de Marruecos que desista en su "voluntad de violar el alto el fuego y que les reclame mostrar una voluntad real de solucionar el conflicto.''

El Frente Polisario advirtió a la ONU de la peligrosa situación en el Sáhara Occidental tras la violación del alto el fuego por parte de Marruecos.

Por su parte el Polisario afirma estar dispuesto a todo para hacer cumplir la legalidad internacional en el Sáhara Occidental, concluye el mandatario saharaui.