.

Marruecos recalca que "continuará sus operaciones" en la zona de El Guergarat.


Por Europa Press.


  • El Gobierno de Marruecos ha recalcado este jueves que "continuará sus operaciones" en la zona de El Guergarat, cerca de la frontera con Mauritania, en medio de las tensiones de las últimas semanas en la zona.




"Para hacer frente a todos los tráficos, y especialmente al de drogas, en una zona que se ha convertido en peligrosa, Marruecos continuará su operación de saneamiento y asfaltado de la ruta que une la frontera marroquí con el norte de Mauritania", ha dicho el portavoz del Ejecutivo, Mustafá el Jelfi.

En este sentido, ha señalado que "la zona hace frente a muchos obstáculos, especialmente en la circulación de personas y mercancías", según ha informado el diario marroquí 'Le360'.

El Jelfi ha recalcado que "el pueblo y el Gobierno de Marruecos están movilizados (...) para hacer frente a las maniobras y las provocaciones", agregando que se hará frente a "cualquier atentado contra los intereses del Reino".

Las palabras del portavoz del Gobierno de Marruecos han llegado un día después de que el Frente Polisario reclamara a Naciones Unidas que "presione" a Marruecos para que retire a sus fuerzas de El Guergarat.

El Frente Polisario invitó además a la Misión de Naciones Unidas para el Referéndum en Sáhara Occidental (MINURSO) a instalar un punto de control permanente en el lugar "para evitar cualquier incursión marroquí".

Naciones Unidas ha desplegado a un equipo de observación en la zona para comprobar los movimientos de la Gendarmería Real de Marruecos y de la unidad de combatientes del Frente Polisario presentes en la zona, tal y como ha recogido la agencia británica de noticias Reuters.

El secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, expresó el domingo su "profunda preocupación" por la situación, asegurando que las unidades desplegadas por ambas partes se encuentran "muy próximas" entre sí.

El Guergarat se encuentra bajo control de Marruecos y es el principal puesto fronterizo con Mauritania. Rabat considera la zona entre el puesto y la frontera con Mauritania como 'tierra de nadie', mientras que el Frente Polisario asegura que es parte de la RASD.

La entrada de las fuerzas de seguridad marroquíes tuvo lugar el 15 de agosto con el objetivo declarado de "limpiar la zona de contrabandistas y terroristas", según anunciaron las autoridades de Marruecos.