.

Marruecos despliega cazas en Dajla ocupado y tropas adicionales en Bir Ganduz y Auserd.


Marruecos sigue adelante con su escalada militar en el sur del Sáhara Occidental; las intenciones de Rabat en la región de El Guergarat no son del todo claras.

Imagen de tropas marroquíes entre Tan-Tan y Guleimim en dirección  a El Aaiún  / Archivo de ECS.

La guerra por la independencia de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) pronto podría reanudarse por culpa de Marruecos, que obliga a los saharauis a vivir en condiciones inhumanas.

Tres fuentes mauritanas fiables, informaron acerca de la situación militar en El Guergarat y dijeron que un pequeño número de tropas marroquíes se estaban desplegando en Bir Ganduz y en Auserd.

El despliegue de aviones de combate marroquíes se está centrando en el Aeropuerto de Dajla, en la costa atlántica, así como en la instalación de Dakmar (sureste del Sáhara Occidental), donde la MINURSO tiene una sede en esa zona.

Un funcionario saharaui que habló en condición de anonimato, dijo a El Confidencial Saharaui que han llegado recientemente a la zona alrededor de una docena de vehículos blindados de las FAR (Fuerzas Armadas Reales de Marruecos) y se encuentran ahora en el aeropuerto de Dajla. 

El funcionario dijo que decenas de cuerpos de infantería también llegaron a Dajla, pero probablemente su papel consistirá en proteger a los equipos militares y no desempeñarse como tropas de combate, recalcó el funcionario saharaui.

En los últimos días se han podido contabilizar al menos 8 vuelos de transporte militar procedentes de El Aaiún ocupado en dirección a Dajla.

Rabat insiste en que está llevando una operación de limpieza en la zona contra los traficantes que salen del Sáhara Occidental hacia Mauritania, pero el Frente Polisario, que está controlando la zona invadida por Marruecos, está preocupado porque Marruecos se esté preparando para asistir militarmente y atacar al ejército saharaui asentado en la zona desde el pasado domingo.

Según el embajador saharaui en Argelia, Hamudi Busharaya Bayun, la última escalada marroquí en El Guergarat obstruye las negociaciones y peligra la paz en el norte de África.

"En caso de reanudación de las hostilidades, el desarrollo de los acontecimientos podría tomar un rumbo inesperado", declaró el embajador.

Imagen de un tanque de fuerzas saharauis del archivo del ministro de defensa saharaui/ECS.

Por otra parte, Marruecos se ha enfrentado a dificultades logísticas para conseguir llegar a El Guerguerat por vía aérea ya que el ejército saharaui anunció ayer que cualquier avión o cazabombardero que sobrevuele el espacio aéreo saharaui será derribado.

Esta escalada militar marroquí complica aún más la crisis en el Sáhara Occidental, donde el conflicto se ha cobrado vidas desde que estalló la guerra tras la invasión marroquí en 1975 y provocó una salida masiva de refugiados saharauis, muchos de los cuales huyeron a la Hamada argelina en la provincia de Tinduf y el pueblo saharaui quedó dividido en dos partes, una población que vive bajo la ocupación marroquí, mientras la otra parte vive en campos de refugiados en el suroeste de Argelia en las zonas más inhóspitas del planeta tras su huida del Sáhara Occidental.