.

La falta de anestesiólogos pone en crisis sanitaria al Hospital General de Rabuni.

Rabuni.  - 22/9/2016 - El Confidencial Saharaui.

La escasez de anestesiólogos en el Hospital Nacional de Rabuni obliga a las embarazadas a ir a Tinduf si se complica el proceso de parto, así como otros procedimientos médicos que no pueden ser realizados por otros profesionales. 



En el Hospital Nacional de Rabuni (hospital del mártir Bachir Saleh) solo se encuentran 2 anestesiólogos de origen cubano para todas las cirugías y procedimiento médicos. El resto de anestesiólogos se encuentran de vacaciones.

Sin embargo, hace 12 años, con una población refugiada más pequeña e intervenciones quirúrgicas menos complejas, el centro médico tenía 20 especialistas en ese campo. Esto implica la reducción de una lista de espera que llega a 5000 cirugías, de las cuales más de 2000 son de maternidad.


“Cada vez tenemos problemas más complejos que atender en los que se requiere una especialización mayor en el campo de la anestesia. El 80% de las mujeres y niños que ingresan en el hospital general de Rabuni necesitan de un anestesiólogo”, dijo la Secretaria General del hospital en declaraciones a nuestro enviado a los campamentos de refugiados saharauis, Lehbib Abdelhay.

“Nuestras proyecciones indican que necesitamos por lo menos dos anestesiólogos más'’, añade la secretaria. Explicó que en el hospital general de la república donde acuden todos para tratarse, requiere de anestesiólogos no solo para cirugías en quirófanos, sino también para procedimientos de diagnóstico o ambulatorios, como una punción de médula o una resonancia magnética e,t.c, recalca.

En todo el hospital no hay ni un anestesiólogo y se necesita al menos dos o tres para cubrir la demanda quirúrgica básica, puntualizó la gerenta médica
.

Pocos recursos. 

La Gerencia Médica del Hospital General de Rabuni tiene que resolver el problema de la escasez de anestesiólogos en el centro médico, ya que pone en serios problemas a las mujeres con dificultades para parir, o las que no pueden hacerlo y tienen que trasladarse al hospital general de Tinduf.

A pesar de los pocos recursos y la falta de personal médico cualificado, solo se recibe ayuda exterior de ciertos países. Excepto de España, que denegó plausiblemente ofrecer visados a varios enfermos saharauis que viajaban hacia España para tratarse urgentemente de enfermedades hepáticas, renales y de cáncer. Las Casas de Enfermos saharauis denunciaron esta actuación por parte de la Embajada española en Argel.