.

El Sáhara Occidental: un conflicto de herencia española.


Por Magnet.


El Sáhara Occidental fue una colonia española. Se trataba de un territorio desértico y escasamente poblado, cuyos principales recursos son las minas de fosfatos y los recursos pesqueros. En 1973 se creó el Frente Polisario, el Frente Popular de Liberación de Saguía el Hamra y Río de Oro, nombre de las dos provincias en que estaba dividida el territorio entonces. El Frente Polisario comenzó una campaña insurgente contra el dominio español.

En 1975, la inestabilidad política en España provocó que el país cediera el Sáhara Occidental a Marruecos y Mauritania.

Pero en el año 1975, con la incertidumbre política ante el deterioro de la salud del dictador Francisco Franco, las autoridades españolas negociaron con Marruecos y Mauritania entregar el territorio a ambos países. La cesión se firmó en Madrid el 14 de noviembre de 1975. A cambio, España obtuvo derechos de pesca en las aguas del Sáhara Occidental. Seis días después murió el dictador.


Campamentos de refugiados saharauis. /foto de AP

La entrada de las fuerzas marroquíes en el Sáhara Occidental llevó a una parte de la población a huir al interior del territorio y luego a Argelia, convirtiéndose en población refugiada en campamentos en Tinduf.

El Frente Polisario llevó a cabo entonces una guerra contra Marruecos y Mauritania, con incursiones de fuerzas ligeras en todoterrenos hasta el interior de ambos países. Mauritania, con escasas fuerzas militares, se retiró pronto del conflicto y renunció a soberanía sobre una franja del territorio. Marruecos atrincheró sus fuerzas en el Sáhara Occidental en torno a las zonas con recursos explotables, como los yacimientos de fosfatos en Bucraa, detrás de una sucesión de muros defensivos.

La guerra del Sáhara Occidental se convirtió en otro episodio de la Guerra Fría. Marruecos recibió apoyo de Estados Unidos y Arabia Saudita. El Frente Polisario recibió apoyo de Argelia y Libia. Con la guerra estancada, ambas partes firmaron un alto el fuego que entró en vigor el 6 de septiembre de 1991 y acordaron un referéndum de autodeterminación supervisado por Naciones Unidas.

Marruecos lleva retrasando, a propósito, la celebración del referéndum desde 1991. El Sáhara Occidental está abandonado a su suerte.

Con el control efectivo de una buena parte del Sáhara Occidental, Marruecos procuró alargar el proceso de preparación del referéndum el mayor tiempo posible. El núcleo del conflicto fue confeccionar el censo electoral. El Frente Polisario defendió que el censo español de 1974 debía ser su base para incluir a las personas registradas en él y a sus descendientes. Mientras que Marruecos defendió incluir a residentes llegados después de 1975. El referéndum nunca se llegó a realizar por el bloqueo marroquí.

Actualmente la postura marroquí es ofrecer un estatus de provincia autónoma al Sáhara Occidental mientras que el Frente Polisario defiende la realización del referéndum. 

La postura de bloqueo de Marruecos se beneficia del contexto internacional posterior al 11-S. Rabat es un aliado de Estados Unidos en la lucha contra el terrorismo yihadista. Y la necesidad de un buen entendimiento con Marruecos en esa y otras materias explica el cambio de postura española. 

Así, el ministerio del Interior español, Jorge Fernández-Díaz, habló de Marruecos en diciembre de 2014 como socio "estratégico, aliado y amigo". ¿La causa saharaui ha quedado prisionera de la geopolítica.?

Sigue leyendo