.

El ejército saharaui refuerza su presencia en el sur del país con tanques y blindados.

El Guerguerat - 13/9/16 - EL CONFIDENCIAL SAHARAUI.

El Ejército saharaui reforzó este lunes sus posiciones con tanques y blindados en las proximidades del muro de la vergüenza construido por Marruecos, ante el anuncio por parte de Rabat de que seguirá construyendo la carretera que actualmente se encuentra cortada por el ejército saharaui.


Una docena de blindados tipo Toyota Land Cruiser protegen las fuerzas saharauis con sus cañones apuntando hacia el puesto militar marroquí, epicentro de las tensiones militares en la región de El Guerguerat. También se encuentra en el mismo lugar una veintena de tanques del Ejército saharaui, la mayoría de ellos situados a unos 3 kilómetros de distancia. Aunque el lugar permanece custodiado por unidades blindadas del Ejército desde el pasado 28 de agosto, no se habían visto tantos tanques como los que se hallan estos días en esa zona. Entre el puesto militar marroquí y el mauritano no se ha notado un incremento de la presencia del Ejército saharaui, que se mantiene allí desde el 28 de agosto y ha llegado a actuar para controlar este territorio que Marruecos intenta ocupar de nuevo.
También se ha notado que el Ejército saharaui ha reforzado sus posiciones en las tres regiones militares de Miyek, Zug y Aqüenit.

Por otra parte continúan las negociaciones entre miembros de la ONU y las autoridades de las dos partes, el Frente Polisario y Marruecos. Cabe recordar que el consejo de seguridad rechazó por completo la construcción de una carretera en esta región ya que la salida de tropas marroquíes es una violación del alto el fuego vigente desde 1991. Más no obstante, en una carta dirigida al Secretario General de Naciones Unidas, las autoridades saharauis dijeron estar dispuestos a buscar una salida a la crisis, aunque consideren que los actos de propaganda del régimen de Mohamed VI constituyen una declaración de guerra, indicó Brahim Ghali en su carta. 




El Sáhara Occidental y Marruecos se encuentran teóricamente siempre en estado de guerra desde que Marruecos invadió al territorio expulsando a los saharauis de su tierra, que se terminó por un tratado de paz auspiciado por la ONU desplegando una misión encargada de organizar un referéndum de autodeterminación en el territorio que hasta la fecha no se celebró.