.

Alicante dirige fondos para reconstruir los campamentos saharauis inundados.




El ayuntamiento de Alicante destinará una partida económica del fondo de emergencia humanitaria para la reconstrucción de los campamentos de refugiados saharauis de El Aaiún, que quedaron afectados por las lluvias torrenciales que sufrieron el pasado 15 de agosto.

Así lo ha anunciado hoy la concejal de Cooperación, Julia Angulo, tras mantener una reunión con el delegado Saharaui para la Comunitat Valenciana, Saad El Mami, y el delegado del Frente Polisario en Alicante, Mojtar Ahmed Salem.

En la cita también han estado el portavoz de la Coordinadora de Asociaciones Solidarias con el Pueblo Saharaui de la Provincia de Alicante, Oscar Llopis, el presidente de la Asociación Dar Al Karama, Luis García, y el presidente de la Asociación Compromiso Sahara, Manuel Alonso.

Las lluvias provocaron no solo daños materiales sino también personales, y afectaron a un territorio tan amplio que las ayudas se destinarán a una zona afectada que se delimitará en próximas reuniones.

Angulo ha querido poner en valor la importancia que para el equipo de gobierno tiene la cooperación internacional y ha reiterado su compromiso "con el Derecho Internacional y con una solución política que conlleve la autodeterminación de pueblo saharaui".

De la misma manera, ha recordado que el pueblo saharaui "vive prácticamente de la ayuda de los donantes internacionales" debido a la ocupación de su territorio por Marruecos en 1975, en la Marcha Verde.

Ésta llevó al fin de la presencia española y al exilio a miles de saharauis que, desde entonces, viven en campos de refugiados situados en el desierto de Tindouf (Argelia), donde han llegado a edificar poblados con los nombres de las ciudades más importantes de su territorio, entre ellas El Aaiún.

Angulo ha denunciado esta "situación de exclusión" a la que Marruecos tiene "sometidos" a los saharauis y ha recordado las resoluciones de la ONU en las que se asegura que "el Gobierno marroquí no respeta la legalidad internacional" y "condena al pueblo saharaui a un estado de humillación y tensiones permanentes al violar las fronteras de su territorio".