.

Manifestación en Palma de Mallorca reclama la independencia del Sáhara Occidental.

Palma de Mallorca. - 26/8/16 - El Confidencial Saharaui.

Los niños y las niñas saharauis que han pasado casi dos meses en las Islas gracias al programa ‘Vacances en Pau’ se han manifestado este jueves, junto a sus familias de acogida, en Palma para reclamar la libertad del Sáhara Occidental. Los manifestantes exigieron al Gobierno español que actúe con firmeza ante el Reino de Marruecos y que se implique para que se cumpla el decreto de autodeterminación del pueblo saharaui.


Diario de Mallorca.
Los manifestantes exigieron al Gobierno español que actúe con firmeza ante el Reino de Marruecos y que se implique, de una vez por todas, para que se cumpla el decreto de autodeterminación del pueblo saharaui reconocido por Naciones Unidas. También reclamaron el referéndum incluido el Plan de Paz de 1991 entre Marruecos y el Frente Polisario para que los saharauis puedan decidir su futuro con libertad.

La Associació d'Amics del Poble Saharaui organizó ayer en la plaza España de Palma una manifestación a favor de la libertad del Sáhara Occidental, en un acto convocado bajo el lema ''Un lazo indestructible, un lazo para siempre.'' La concentración también tuvo un sentido de despedida para los niños sahrauis, las familias que los han acogido durante este verano y tantas otras personas que han hecho posible un año más el éxito de la iniciativa Vacances en Pau.
Tal y como se celebró el pasado Julio en Sevilla, estas manifestación, reivindicativas de la libertad del Sáhara Occidental además de solidarias con la situación de abandono del Pueblo Saharaui, se celebra anualmente con motivo de la llegada de miles de niños y niñas saharauis dentro del programa Vacaciones en Paz organizada por la Asociación de Amistad con el Pueblo Saharaui de Sevilla y de Palma en sus respectivas ciudades.

'Vacaciones en Paz' es un programa que comenzó su andadura en 1994 y desde entonces ha posibilitado que más de 30.000 niños saharauis hayan sido acogidos por familias andaluzas con el fin de que puedan distanciarse temporalmente de la realidad de los campamentos, de las carencias (alimenticias, educativas, sanitarias) que soportan y sufren y de las altas temperaturas, que en verano llegan hasta 55 - 60ºC.