.

El Ejército saharaui declara la alerta máxima en tres regiones militares.


El Estado Mayor del EPLS reunido en Chahid Al-Hafed, una pequeña localidad en campamentos de refugiados saharauis, “ha elevado el nivel de preparación, disposición y capacidad combativa para hacer frente a cualquier tipo de eventualidades y amenazas”, según una fuente militar citada por el Confidencial Saharaui, después de que el jefe de la Minurso (Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del Sáhara Occidental) no logra que los dos ejércitos retiran sus tropas de la zona.



El Ejército de Liberación Popular Saharaui (ELPS) ha decretado el estado de máxima alerta en tres regiones militares, Mijik, Zug y Güenit en respuesta a la decisión de Marruecos que pretende seguir con el asfaltado en los territorios liberados del Sáhara Occidental, según ha anunciado la misma fuente.

Las mismas fuentes señalan que la alerta máxima de combate se produce como consecuencia del encuentro de ayer en El Guerguerat del jefe militar de la MINURSO, Mohamed Tayib Jan, con representantes de la Defensa saharaui, mauritana y de Marruecos.


El Polisario acusa a Rabat de construir una "ruta asfaltada" en la región de El Guerguerat para mantener una presencia militar permanente.

El uso de altavoces, que forma parte de la guerra psicológica contra el pueblo saharaui, se produce como medida de represalia después de que la semana pasada tropas marroquíes salieran del muro defensivo en la región de El Guerguerat y emprendieron el asfaltado de un acondicionamiento de 3,8 kilómetros.

La tensión entre las dos partes va en aumento en los últimos días, la ONU ha acusado a Marruecos de violar el alto el fuego vigente desde 1991.


En respuesta, el Frente Polisario, que lucha por la independencia del Sáhara Occidental, protestó ante la ONU y el domingo anunció su intención de "tomar medidas" desplegando fuerzas de la Gendarmería militar saharaui a 200 metros de las fuerzas marroquíes. 

El gobierno en funciones de Mariano Rajoy mantiene el más absoluto silencio en la escalada militar entre El Polisario y Marruecos, a pesar de que España forma parte del conflicto de su ex colonia en la África occidental.