.

Llegan los primeros 90 niños saharauis de los 260 que pasarán el verano en Asturias.

Asturias, EFE, - 05/07/2016 - EL CONFIDENCIAL SAHARAUI.


Llegan a Asturias los niños procedentes de los campamentos de refugiados saharauis situados en el sur de Argelia y que presentan dolencias propias de las condiciones de vida en el desierto, estarán en Asturias hasta el día 4 de de septiembre dentro del programa 'Vacaciones en paz2016'.


Foto cedida por Alvaro Fuente (Facebook: Alvaro Fuente).

Avilés ha acogido hoy al primer centenar de niños procedentes de los campos de refugiados saharauis que pasarán el verano con familias de acogida, aprovecharán la estancia para ser tratados de dolencias propias de las condiciones de vida en el desierto, pero que, como dice Saad, de 13 años, a lo que se viene es "sólo a divertirse".

Los niños han llegado al Aeropuerto de Asturias, como lo hará el resto el próximo jueves, hasta llegar a los 260, para ser luego recibidos en el Centro Sociocultural de Los Canapés, de Avilés, donde desayunan y son entregados a sus familias de acogida, que vienen de varios puntos de la región.

La estancia de los niños y niñas, que se prolongará hasta los días 5 y 6 de septiembre, es posible gracias al programa 'Vacaciones en paz', que coordina la Asociación Asturiana de Solidaridad con el Pueblo Saharaui.

Los requisitos para ser familia de acogida "son muy sencillos de cumplir", según ha explicado Félix Flórez, el coordinador del programa, que ha indicado que consiste en un informe social y la comprobación de las condiciones en las que van a estar los niños.

Este año hay un requisito nuevo que hasta ahora no se exigía y es la obligatoriedad de que todos los adultos de las familias de acogida tienen que presentar un certificado de que no tienen antecedentes por delitos sexuales.

A los niños, que tienen edades entre los nueve y los doce años, se les hace una revisión médica cuando llegan para comprobar si precisan algún tipo de atención, aunque algunos de ellos ya vienen con algún tipo de dolencia diagnosticada y recibirán un tratamiento especializado, por ejemplo, de riñón, oído o vista.

La simple estancia en Asturias es revitalizadora para unos niños que, de quedarse en el desierto, en sus jaimas, tendrían que soportar temperaturas de hasta cincuenta grados "y tienen que capear el calor como pueden".

Otro problema grave que padecen las 200.000 personas que viven en los campamentos de Tinduf (Argelia), es la deficiente alimentación, fundamentalmente a base de cuscús, arroz, lentejas y otros productos no perecederos provenientes de la ayuda internacional.

En cambio, en Asturias, los niños podrán disfrutar de una dieta más rica y variada, a base de carnes frescas, pescado, verduras y fruta, "que es muy bueno para ellos".


Por su parte, la vicepresidenta de la Asociación Asturiana de Solidaridad con el Pueblo Saharaui, Carmen Soto, ha hecho hincapié en que se trata de "nuestros refugiados, que los tenemos ahí en el olvido desde hace más de cuarenta años".

Soto ha advertido de que cuando dio comienzo el programa "Vacaciones en paz" venían a España en torno a los 11.000 niños y ahora esa cifra no llega a los 5.000, y si continúa esa caída en el número de familias de acogida "podría haber una generación entera de niños que no salga ningún año
.