.

El pueblo saharaui elige a un líder ''duro'' que garatice el continuismo.

Dajla, EFE, - 08/07/2016 - EL CONFIDENCIAL SAHARAUI.

DIRECTO | Campo de refugiados de Dajla.


Cerca de 2.500 delegados saharauis convergieron hoy, bajo un sol infernal y con temperaturas que rondan los 45 grados, en el campo de refugiados de Dakhla para elegir al sucesor de Mohamad Abdelaziz, el histórico líder muerto el pasado 31 de mayo tras una larga enfermedad.

Bajo la gran carpa, al frescor de los muros de adobe del Centro de Congresos, un nombre concita los murmullos y los comentarios: Brahim Gali, exministro de Defensa y hombre al que el secretariado general del Frente Polisario ha dado ya su respaldo.

"Gali es un hombre que garantiza la continuidad de las actuales políticas, pero que también está dispuesto a cambiarlas y endurecerlas como exigen algunos jóvenes si la vía diplomática sigue estancada", explicó a Efe uno de los congresistas. Además de Gali, en los últimos días se han barajado los nombres de otro dos miembros de la llamada "vieja guardia"
: Mohamed Lamin Buhali, exministro de Defensa, y Bachir Mustafa Sayed, ministro Consejero de la Presidencia.

Y se ha debatido sobre la posible aspiración de dos "jóvenes" de la llamada corriente renovadora: Mohamed Jaddad y Hamma Salama, que ya recibieron un gran apoyo durante el último congreso del Polisario, celebrado el pasado diciembre.


Sin embargo, la sensación general sobre las inhóspitas arenas de Dakhla es que Gali se someterá mañana en solitario al juicio electoral de los compromisarios.

El congreso, que se ha convertido en un gran homenaje a la figura de Abdelaziz 40 días después de su deceso, arrancó hoy con la elección de la presidencia del mismo, responsabilidad que recayó en el actual ministro de Defensa, Abadalahi Lehbib Balal, y de los cuatro miembros de la mesa.

Después, se sucedieron los discursos del secretario general interino, Jatri Adduh, y de los representantes de algunas de las más de medio centenar de delegaciones extranjeras que han viajado a este poblado de adobe.

Adduh insistió en la necesidad de que prosiga la vía diplomática elegida y apostó por aumentar la presión sobre las instituciones mundiales para que se obligue a Marruecos a respetar la ley y a poner en marcha el referéndum de autodeterminación prometido por la comunidad internacional.

En Dakhla, estuvieron presentes la senadora de Podemos Maribel Mora y el miembro de la Secretaría de Política Internacional de Izquierda Unida Jon S. Rodríguez, quienes expresaron su apoyo al pueblo saharaui y defendieron una mayor implicación del Ejecutivo español en la solución de un conflicto en el que España "tiene gran responsabilidad".

España fue la potencia colonial en el Sáhara hasta 1975 cuando, en virtud de los llamados Acuerdos de Madrid, cede la soberanía del territorio a Marruecos y Mauritania.

"El objetivo es intentar forzar al Gobierno a que adopte un papel más activo en el Consejo de Seguridad y que se sancione el no cumplimiento" de las resoluciones internacionales, explicó a Efe Mora.

En este sentido, la abogada andaluza subrayó que uno de los objetivos de su grupo es que haya visitas oficiales de senadores, diputados y miembros del gobierno a los campos de refugiados en Argelia como forma de apoyo, pero también para que conozcan de verdad la dura realidad saharaui.

"La situación es desesperante, es necesario un cambio que dé esperanza a un pueblo que se encuentra en una situación delicada, casi límite. Hay que dar una solución y no (seguir) con la política que estamos llevando", subrayó.

Mora apostó, asimismo, por otorgar un papel más importante a la Misión de la ONU para el Sahara Occidental (MINURSO) que le permita supervisar y denunciar las violaciones de los derechos humanos, una idea que también ha defendido Estados Unidos.

El futuro de la MINURSO, que se aclarará a finales del presente mes, será el primer reto al que tendrá que hacer frente el secretario general del Frente Polisario que se elegirá mañana, cargo que lleva aparejada la presidencia de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD).

Furioso por la decisión del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, de utilizar la fórmula "territorios ocupados" durante su última visita al Sáhara Occidental, Rabat decidió en marzo retirar parte de su personal en este organismo.

Los saharauis exigen ahora que, si vuelven y la ONU prolonga su misión, sea para completar su mandato: es decir, que se establezca un calendario fijo para celebrar el referéndum de autodeterminación.