.

El pueblo saharaui elegirá mañana al nuevo presidente en sustituto a su líder histórico.

Dajla, - EFE - 07/07/16 - EL CONFIDENCIAL SAHARAUI.


El Frente Polisario celebra mañana un congreso extraordinario crucial para su futuro en el que la vieja guardia se postula frente a la nueva generación para suceder a Mohamad Abdelaziz, su histórico líder fallecido el pasado 31 de mayo tras una larga enfermedad.



Fuentes cercanas al liderazgo saharaui dijeron a Efe que Brahim Gali, primer secretario general del Polisario, es el candidato que parte con más opciones para hacerse con el puesto de secretario general del citado movimiento de liberación.

Una responsabilidad que de acuerdo con la Constitución saharaui también lleva aparejado el cargo de presidente de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), un Estado reconocido por varios países y organismos internacionales.

Miembro de la "vieja guardia", exministro de Defensa y antiguo delegado del Polisario en España, Gali está considerado uno de los "duros" dentro del aparato saharaui, partidario de retornar al campo de batalla si se sigue permitiendo lo que denomina política dilatoria de Marruecos.

Cercano al fallecido presidente, algunos medios le señalan además como el candidato de Argelia, principal aliado de los saharauis.

"Es verdad que Gali no representa la renovación que muchos piden, pero tiene dos puntos a su favor: es un hombre influyente y apuesta por una línea dura con la que comulgan muchos jóvenes, hartos de la actual situación", explica la fuente.

Frente a Gali, único candidato oficial hasta la fecha, podrían postularse otros dos miembros de esa "vieja guardia": Mohamed Lamin Buhali, exministro de Defensa, y Bachir Mustafa Sayed, ministro Consejero de la Presidenciay el que presenta un mejor currículo: exministro de Exteriores y negociador con Marruecos, además de hermano de El Uali, carismático líder saharaui fallecido en combate.

En las tribunas del centro de congresos del campo de refugiados de Dajla, sede de la reunión, también estarán presentes los nombres de dos miembros de la nueva generación que podrían dar la sorpresa.

Mohamed Jaddad y Hamma Salama fueron los "renovadores" que más apoyo recibieron durante el último congreso del Polisario, celebrado el pasado diciembre, cuando la enfermedad de Abdelaziz ya estaba muy avanzada y se intuía una sucesión cercana.

Aquel encuentro estableció los raíles por los que debía discurrir el relevo, incluyendo la obligación de que el próximo secretario general y presidente de la RASD fuera un hombre con experiencia en combate.

Un requisito que, en principio, deja fuera de la carrera a Jaddad y Salama, pero que, según diferentes fuentes, se podría interpretar en caso de que alguno de ellos congregara apoyos suficientes.

La sensación general entre los congresistas es que ambos son aspirantes válidos, con enorme experiencia y buena imagen en las instituciones internacionales, pero su momento "aún no ha llegado".

Jaddad, miembro del estrecho círculo de confianza del fallecido presidente, es actualmente el Coordinador entre el Polisario y la Misión de Naciones Unidas para el Referéndum en el Sáhara Occidental (MINURSO).

Salama es ministro del Interior y su "no experiencia" en combate sería más fácilmente interpretable: en el pasado lideró varias regiones militares.

Más remota parece incluso la posibilidad de que ascendiera en el escalafón el primer ministro, Abdelkader Taleb Omar, o que se perpetuara el actual presidente interino, Jatri Adduh, hombre que pilota la transición.

Durante el funeral de Abdelaziz, el propio Adduh se descartó para el puesto en una entrevista concedida a Efe en la que pronosticó que el Polisario apostará por el continuismo: exigir en las instancias mundiales que Marruecos cumpla con la legalidad internacional.

Sea quien sea el elegido, su aterrizaje no será suave ya que a finales de mes deberá hacer frente a su primer y crucial reto: la decisión que se adopte sobre la continuidad de la MINURSO.

Furioso por la decisión del secretario general de la ONU, Ban ki-Moon, de utilizar la fórmula "territorios ocupados" durante su última visita al Sáhara Occidental, Rabat decidió en marzo retirar parte de su personal en el referido organismo.

Los saharauis exigen ahora que si vuelven y la ONU prolonga su misión sea para completar su mandato: es decir, que se establezca un calendario fijo para celebrar el referéndum de autodeterminación prometido por la comunidad internacional.