.

El Parlamento de Andalucía recibe a los niños saharauis del programa 'Vacaciones en Paz'.


Sevilla, - EP, 14/07/2016 - EL CONFIDENCIAL SAHARAUI.




El presidente del Parlamento de Andalucía, Juan Pablo Durán, ha recibido en la sede de la institución a un grupo de niños saharauis, junto a sus familias de acogida, que participan en el programa 'Vacaciones en Paz' procedentes de los Campamentos de Refugiados en Tindouf (Argelia) para que, durante julio y agosto, disfruten de unas cortas vacaciones alejados de la extrema dureza de las altas temperaturas del verano en el desierto.

Durán, que se ha sentido "honrado" por la visita de los niños, ha afirmado que "Andalucía es tierra de acogida". "El rostro de los pequeños refleja la hospitalidad con la que se han encontrado en las familias", ha dicho, expresando su deseo de que pasen unos "días felices" y se lleven un "buen recuerdo".

Recordando a Blas Infante y la letra del himno andaluz "sea por Andalucía libre, España y la Humanidad", el presidente del Parlamento ha apuntado que es preciso que "todos tomemos conciencia de que en el mundo es necesaria más humanidad, menos conflictos y más respeto por los derechos humanos y más vacaciones en paz".


El presidente del Parlamento de Andalucía, Juan Pablo Durán, ha abogado por "más respeto por los derechos humanos".

En el acto han tomado la palabra la presidenta de Fandas Andalucía, Ángeles Ariza, y el vicepresidente de la Asociación de Amistad con el Pueblo Saharaui de Sevilla, Miguel Castro, que han destacado el "esfuerzo" realizado por familias de 400 pueblos de Andalucía para acoger durante el verano a estos niños. Así, Durán ha querido pone en valor "la solidaridad, los recursos compartidos, el tiempo dedicado, y el cariño y amor que refleja el programa".

'Vacaciones en Paz' es un programa que comenzó su andadura en 1994 y desde entonces ha posibilitado que más de 30.000 niños saharauis hayan sido acogidos por familias andaluzas con el fin de que puedan distanciarse temporalmente de la realidad de los campamentos, de las carencias (alimenticias, educativas, sanitarias) que soportan y sufren y de las altas temperaturas, que en verano llegan hasta 55 - 60ºC.