.

ONU impondrá sanciones a Marruecos si no permite el regreso a sus puestos los 84 miembros de la MINURSO.

Nueva York, 04/07/2016, EL CONFIDENCIAL SAHARAUI.


El Consejo de Seguridad de la ONU adoptarará el próximo día 26 de julio una resolución que impondrá sanciones sin precedentes a Marruecos si no permite el regreso del personal civil de la misión de la ONU, MINURSO, expulsado del Sáhara Occidental el pasado mes de marzo, según informa el diario Raialyoum.


Tras semanas de negociaciones y varios retrasos de última hora, el máximo órgano de decisión de Naciones Unidas se reunirá el próximo 26 de julio para evaluar las negociaciones y tomar medidas según confirmó ayer su presidente de turno, el japonés, Koro Bessho.

En una rueda de prensa, tras la adopción a puertas cerradas de la agenda mensual del Consejo de Seguridad, el embajador japonés mencionó además el análisis de los métodos de trabajo del órgano de 15 miembros, en aras de mejorar su eficiencia y transparencia.

Estados Unidos -el gran impulsor de las nuevas resoluciones- y Francia -el principal aliado de Marruecos- están trabajando al más alto nivel para pactar un proyecto de resolución que permite castigos internacionales contra el gobierno de Rabat, siempre conforme con la misma fuente.

La reunión del órgano de los 15 miembros analizará un informe del secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, sobre la evolución de las negociaciones entre Marruecos y la ONU para el regreso a sus puesto los 84 miembros expulsados y a base de ese informe se tomarán medidas. La resolución 2285 adoptada por el Consejo el pasado 29 de Abril exige el restablecimiento inmediato de la misión de la ONU para la organización de un referéndum de autodeterminación del Sáhara Occidental, MINURSO.

La decisión de Rabat, según la ONU, afecta "seriamente" el desarrollo de las operaciones de la Minurso y tendrán un "efecto negativo" en el mandato que ha recibido esa misión de la ONU de parte del Consejo de Seguridad.

Según fuentes diplomáticas citadas por la agencia EFE señalan que Marruecos quiere imponer condiciones para el regreso del personal expulsado.

Estas condiciones impuestas a la Minurso consisten en concentrarse únicamente sobre; Las tareas de vigilancia del alto el fuego entre Marruecos y el Frente Polisario, dejando de lado la razón de su nacimiento y que está incluso en su nombre: la organización del referéndum de autodeterminación (MINURSO).

Marruecos quiere obligar a los miembros de la Minurso a "ser imparciales" y no hacer ninguna declaración sobre el conflicto del Sáhara Occidental, algo que ya sucede en los hechos, pues la Minurso jamás contesta a los periodistas, y nunca hace público ningún informe ni contactan con la sociedad civil saharaui en los territorios ocupados del Sáhara Occidental.

Estas condiciones impuestas por el reino de permitir 25 elementos de la MINURSO e imponer condiciones a la ONU para reanudar el funcionamiento de la misión en El Sáhara parece no contar con el apoyo de Ban Ki-moon y fueron rechazados.

Así lo explicó su portavoz, Stephan Dujarric, durante una rueda de prensa en Nueva York el pasado día 23 de junio, en respuesta a la pregunta de un reportero, contestó ''Esperamos un retorno a la plena funcionalidad de la misión de conformidad con la resolución 2285 del Consejo de Seguridad del pasado 29 de Abril'', insistió. Así mismo lo pide el Frente Polisario.