.

260 niños de los campamentos de refugiados saharauis llegan a Castilla y León entre abrazos.

Zamora, 4 jul (EFE), EL CONFIDENCIAL SAHARAUI.

Un total de 260 niños procedentes de los campamentos de refugiados saharauis han llegado esta mañana al aeropuerto de Villanubla, en Valladolid, para pasar el verano con familias de acogida de Castilla y León gracias al programa "Vacaciones en Paz".



Este programa ofrece a los menores dos meses de estancia en alguna de las nueve provincias de la Comunidad Autónoma, donde conocerán una realidad muy distinta de la que viven junto a sus familias, según ha informado hoy en un comunicado la Unión de Asociaciones de Castilla y León Solidarias con el Pueblo Saharaui.

Los menores residen habitualmente con sus familias, que llevan cuatro décadas en campamentos de refugiados en el desierto argelino de Tindouf y en muchos casos carecen de servicios básicos de electricidad, abastecimiento de agua potable o sanidad.

Aunque el número de menores acogidos ha descendido casi a la mitad en los últimos años por la crisis económica, la solidaridad de castellanos y leoneses permite proseguir con esta iniciativa solidaria.

El programa enriquece a las familias de acogida con el cariño de los niños y el conocimiento de una cultura y unas costumbres distintas.

Los escolares saharauis, por su parte, pueden así mejorar su alimentación y acceder al pediatra, el oculista o el dentista, además de evitar las temperaturas de más de cincuenta grados que se alcanzan en el desierto en esta época del año.

Las asociaciones que integran la Unión de Asociaciones de Castilla y León Solidarias con el Pueblo Saharaui promueven el programa "Vacaciones en Paz", que contribuye a estrechar los lazos de hermandad entre Castilla y León y los campamentos de refugiados en los que lleva confinado desde hace cuarenta años parte del pueblo saharaui.

Este programa cuenta con el apoyo de la Delegación del Gobierno en Castilla y León, que facilita la tramitación burocrática y los permisos necesarios para la llegada de los niños a España, y la Junta de Castilla y León, que proporciona el acceso de los menores a los servicios sanitarios públicos de las familias de acogida.