.

ACNUR reanuda el programa de visitas familiares para los refugiados saharauis.


Ginebra.



ACNUR lanzará en el próximo mes de Julio el primer vuelo del programa ampliado de visitas para las familias saharauis que llevan separadas durante 40 años, unas en los campamentos de refugiados en Tinduf (Argelia) y otras en los territorios ocupados del Sáhara Occidental, según informó este viernes Melissa Fleming, del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

El primer avión partirá desde El Aaiún (Sáhara Occidental) con 30 personas, mientras saldrá otro avión desde el aeropuerto de Tinduf con 33 y se dirigirá hacia El Aaiún. Las visitas tienen una duración de cinco días y se espera que aproximadamente 8.000 personas se puedan beneficiar de estas, anunció Melissa durante una rueda de prensa en Ginebra el viernes pasado.

Las visitas familiares forman parte del programa de Medidas de Generación de Confianza que se inició en el año 2004 con la colaboración de los gobiernos de Marruecos, Argelia, Mauritania, así como el gobierno saharaui y ACNUR.

El acuerdo entre las distintas partes para reanudar las visitas familiares se alcanzó durante una reunión mantenida en Manhasset (Estados Unidos) en Febrero pasado.

"ACNUR mantiene reuniones periódicas con Marruecos, el Frente Polisario, Argelia y Mauritania, quienes contribuyen a este programa estrictamente humanitario", señaló Melissa.

Hasta el momento, más de 12.635 personas han visitado a sus familiares en los campamentos de refugiados de Tinduf y en los territorios ocupados del Sáhara Occidental, mientras que otros 31.058 se encuentran inscritos en las listas de espera, según datos de ACNUR.

Los refugiados saharauis comenzaron a llegar a la Hamada (suroeste de Argelia) en 1976 después de que España se retirara del Sáhara Occidental y estallaran los combates por el control de la zona.

La mayoría de los refugiados saharauis lleva viviendo más de 40 años en la región desértica de Tinduf. Sin embargo, muchos saharauis se quedaron en el Sáhara Occidental y, a día de hoy, muchas familias permanecen separadas.