.

20 de Junio Día mundial de los Refugiados, nada que celebrar. 'Yo me pongo en su lugar.'


Madrid. Por Benda Lebsir.




''El día del refugiado es cada día del año''

Padres que cruzan muros con sus hijos en brazos, madres que sólo se oyen sus llantos mientras hacen malabares por la supervivencia de su familia, cruzando estrechos, andando kilómetros de desolación. Niños sin sueños, sin ilusión, rompiendo su rutina y haciéndoles creer que su destino está en manos de quien desconoce su existencia.

Se crean campos de refugio, y desde aquí les miramos con pena, con lástima, hacemos que en muchos casos caigan como efecto dominó, y en tiempo récord mueren en el olvido.

Los políticos juegan a perder el tiempo, nadie les arbitra, ni si quiera la ONU es capaz de sacar tarjeta roja a quienes hacen de la vida un humana una ficha de ajedrez.

Existen por desgracia miles de niños que el bombardeo de sus escuelas, casas y hospitales han pasado a ser su melodía cotidiana, su rutina.

''No se sabe su destino ni el de ningún ser humano, el día del refugiado es cada día del año''

Los refugiados viven en la penuria y muy de vez en cuando hay quien haciendo guiño al sabe Dios qué se asoma como quien tira la piedra y esconde la mano. Les echan de Europa, y desde la misma con la razón de tranquilizar la conciencia o el "postureo" de cara a la buena humanidad les mandamos comida. Y muy de vez en cuando nos acordamos de su existencia, y además hablamos en público como si les fuéramos a salvar la vida, ''es protocolo de la campaña electoral.''

Se habla de los refugiados en general y de los Saharauis en particular. Son 'los refugiados de España', los mismos que hace más de cuatro décadas mandó al exilio con una palmadita en la espalda y con un sabor agridulce que a dia de hoy sigue permanente como quien nunca se hubiera instalado en las condiciones en las que están.

Viven de la ayuda humanitaria internacional, se levantan día tras día con la única esperanza puesta en que algún día no muy lejano podrán ser libres. Son los presos de su  propio destino y su único delito: ''haber nacido en la cuna del fosfato y petróleo.''

Desde España se hacen malabares para salvarles, la sociedad española en general involucrada hasta más no poder da de sí lo que puede y más, y los gobiernos cada uno juega al "poker" como puede y quiere, desde la oposición se hacen maravillas y en gobierno tiran la llave desde un puente asomándose una vez más a los intereses económicos y nunca sociales, dicho y no dicho ser refugiado nunca es una opción, sino obligación.



"No nos concienciamos y así nos va en el artículo uno escrito está nacemos libres e iguales en derecho y dignidad."