.

Rabat ha recibido con irritación dos noticias sobre el Sáhara Occidental


Madrid. #ISPE




Rabat ha recibido con rabia dos noticias sobre el Sáhara Occidental, 40 años después del inicio de la ocupación.

-La primera fue la sentencia del Tribunal de Justicia Europeo, TJE, de 10 de diciembre de 2015 que invalida de forma inmediata los acuerdos comerciales entre la Unión Europea y Marruecos de 2012 que afectarán a todos los productos agrícolas y pesqueros procedentes del territorio del Sáhara Occidental.

-La segunda ha sido mucho más perjudicial para el régimen de Mohamed VI: la visita, el pasado 7 de marzo, del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, a los territorios liberados del Sáhara Occidental (Territorios controladas por el Frente Polisario) y a los campamentos de refugiados saharauis en Tinduf, donde se refirió al Sáhara Occidental como un “territorio ocupado”, elevando al rojo el tono del contencioso.

En respuesta, Rabat expulsó a los 83 miembros del personal civil de la Minurso, cerró su oficina de enlace militar de Dakhla y canceló su aportación financiera para su sostenimiento, amenazando incluso con reducir el personal marroquí en las misiones de cascos azules.

Desde 1991, cuando se creó la Minurso para supervisar el alto el fuego alcanzado entre Marruecos y el Frente Polisario con mediación de la ONU, no se vi­vían momentos tan tensos en los territorios ocupados, en los que Rabat se niega a celebrar un referéndum de autodeterminación de hace más de 25 años.

Debido a la oposición de Rabat, la Minurso es la única misión de la ONU que no incluye en su mandato vigilar el respeto de los derechos humanos. Si Marruecos persiste en su actitud obstruccionista, la propia continuidad de la misión y el papel de la ONU en el Sáhara Occidental estarán en riesgo.

De momento, Arabia Saudí y los demás miembros del Consejo de Cooperación del Golfo han dado ya su apoyo a Marruecos, reforzando la postura del rey Mohamed VI en su pulso con la ONU.

Por su parte, el Frente Polisario enarbola la sentencia del Tribunal de Justicia de la UE, las críticas de la comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Representantes del Congreso de Estados Unidos a las posiciones marroquíes y la iniciativa de Suecia y otros países escandinavos para reconocer oficialmente a la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), un proceso diplomático que podría seguir los pasos del de Palestina.

Pero no va ser fácil. Ban Ki-moon presentó al Consejo de Seguridad el 19 de abril un informe que ha decepcionado al Frente Polisario. El secretario general advierte del peligro de la reanudación de conflicto bélico, pero propone a renglón seguido prorrogar el mandato de la Minurso con un mandato disminuido para no soliviantar aún más a Marruecos, y aumentar su presupuesto de los 51,1 millones de dólares de 2015 a 54,3 millones para el próximo periodo.