.

Marruecos no volverá a la UA mientras el Sáhara Occidental sea miembro perteneciente.

Rabat, 26 may (EFE).

  • El Gobierno de Marruecos dijo hoy que no volverá a la Unión Africana (UA, organismo del que no forma parte desde hace más de 30 años) mientras este "siga tomando posturas hostiles" contra el país magrebí.

Ministerio de Comunicación y portavoz del gobierno de Marruecos.


El ministro de Comunicación y portavoz del Gobierno, Mustafa Jalfi, subrayó hoy en una rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno que la retirada de Marruecos de la entonces Organización para la Unidad Africana (OUA, antecedente de la Unión Africana) en 1984 estuvo vinculada a "razones que aún subsisten".

"Mientras existan estas razones, no nos vemos dentro de la Unión Africana" deploró Jalfi, sin precisar cuáles.

Marruecos dejó unilateralmente la OUA en 1984 cuando admitió como miembro a la República Árabe Saharaui Democrática (RASD).

Por otra parte, Jalfi precisó que su país pese a su ausencia en la UA "continúa reforzando" sus relaciones con diferentes países africanos en diferentes ámbitos.

El ministro marroquí subrayó que existen 2.000 acuerdos con el continente africano que abarcan distintos ámbitos (económico, social y cultural) y añadió que 10.000 estudiantes de África subsahariana estudian actualmente en Marruecos.

La Unión Africana mostró en los últimos años su intención de implicarse más en la búsqueda de una solución para el conflicto del Sáhara Occidental y nombró en 2014 a un Enviado Especial para el conflicto, el expresidente mozambiqueño Joaquim Chissano.

Marruecos se opuso entonces de forma categórica a este nombramiento y expresó su rechazo ante cualquier papel o intervención en este conflicto por parte de la organización africana que acusó de ser "parcial" y de apoyar las tesis del Frente Polisario.

El conflicto del Sahara Occidental se encuentra en un callejón sin salida, mientras el Frente Polisario exige un referéndum con opción de independencia, Rabat excluye por completo esa idea, referéndum, y propone solo una amplia autonomía en territorio saharaui, pero bajo su soberanía.