.

La primera asociación saharaui independentista abre su sede en El Aaiún ocupado.


El Aaiún. EFE.


La Asociación saharaui de víctimas de graves violaciones de los derechos humanos cometidas por el estado marroquí (ASVVDH) ha abierto una sede en El Aaiún, indicó hoy a Efe su presidente, Brahim Dahan.

Esta es la primera vez que una asociación abiertamente independentista abre un local en territorio saharaui controlado por Marruecos y coloca un cartel en su fachada, todo dentro de la legalidad y tras un largo proceso de negociación con el estado marroquí.

La asociación, fundada en 2005, fue legalizada diez años después, en abril de 2015, mediante un permiso verbal, pero ha hecho falta un año más para que se dote de las tres cuestiones básicas para toda asociación: número de teléfono corporativo, cuenta bancaria y sede social.

La sede se encuentra en un apartamento del barrio conocido como "Casa Piedra", que conserva su nombre desde la época española, y en el interior "todos los carteles están en árabe y español", precisó Dahán, un detalle identitario (la conexión con la lengua española) que para los saharauis forma parte de su "hecho diferencial".

El cartel con el nombre oficial de la asociación cuelga desde anoche en la fachada de la sede, aunque el local fue abierto diez días atrás, el 7 de mayo, con una pequeña celebración a la que acudieron los 51 miembros del Consejo Nacional, su órgano directivo.
Es los diez días transcurrido, Dahán dijo que no han tenido problemas en su funcionamiento ni han sido importunados o molestados en ningún momento por la policía marroquí.

Persisten -matizó- problemas individuales de varios de sus directivos con las autoridades marroquíes, como son la negativa a conceder el pasaporte a uno de ellos o el despido de otro de su puesto de trabajo por su militancia independentista.

La ASVVDH no es la única asociación independentista; están además la Coordinadora de Detenidos Saharauis (CODESA), liderada por Aminatu Haidar, que defiende a los presos de opinión saharauis, y otras que actúan en ámbitos como la defensa de los recursos naturales o las reclamaciones laborales, pero todas ellas se mueven en la ilegalidad.

Marruecos sostiene que el Sáhara Occidental no tiene ningún estatus de excepción en lo relativo al respeto a los derechos humanos, pero los derechos de reunión, asociación y manifestación están severamente restringidos en el territorio.

El Relator de la ONU para los derechos de reunión pacífica y asociación ha solicitado al menos en dos ocasiones (2011 y 2013) una visita a Marruecos y el Sáhara para examinar la cuestión, sin haber recibido todavía una autorización del gobierno marroquí, según dijeron a Efe fuentes de esa Relatoría.