.

La familia de Brahim Saika se niega a recoger el cadáver de su hijo tras 25 días de su asesinato.

11-05-2016 - EL CONFIDENCIAL SAHARAUI.

Agadir.

El cadáver del preso político saharaui asesinado por las fuerzas de autoridad de Marruecos lleva 25 días en la morgue de Agadir, en el sur de Marruecos, ante el rechazo de la familia de enterrar a su hijo.



La familia del preso político saharaui asesinado, Ibrahim Saika, se niega a recibir el cadáver de su hijo, que se encuentra en la morgue del hospital Hasan II de Agadir, dijo hoy a Efe el abogado defensor de la familia, Chelu Abdelah.

La famiia de Saika pidió el expediente médico de su hijo.

Según un comunicado de la fiscalía de Agadir, la Fiscalía ordenó el pasado 23 de abril una segunda autopsia al cadáver de Saika, por petición de la madre, que fue realizada por tres forenses y que demostró que la muerte de Saika fue por causa de una "infección".

Por otra parte las fuerzas de represión marroquíes intervinieron anteayer violentamente contra manifestantes saharauis en la ciudad de Guleimim, SPS.

Los manifestantes participaron en una sentada para expresar su apoyo y solidaridad a la familia del mártir Brahim Saika que reclama la verdad sobre las circunstancias de su muerte y que se lleve a los responsables ante la justicia.

La intervención brutal de las fuerzas represoras marroquíes ha causado muchos heridos , entre los manifestantes la mayoría saharauis en paro, se encuentra la hermana del mártir Ibrahim Saika, se tuvo que evacuar algunos heridos al hospital de la ciudad, SPS.

En el comunicado de la Fiscalía de Agadir se detalla que los resultados de una investigación policial, ordenada también por la Fiscalía tras las acusaciones de la familia de Saika, demuestran que "el difunto no fue objeto de ninguna agresión o violencia", según la misma fiscalía marroquí.

Brahim Saika, licenciado y con un máster en Sociología, pertenecía a la Coordinadora de desempleados Saharauis, y fue detenido al salir de su domicilio en Guleimim, en el sur de Marruecos, el pasado 1 de abril, cuando se dirigía a participar en una protesta pacífica.

En la cárcel, Saika inició una huelga de hambre pero su condición de hipertenso y diabético empeoró su estado de salud y fue hospitalizado en varias ocasiones hasta que falleció el 15 de abril en el Hospital Hasán II de Agadir.

Los medios saharauis denunciaron que durante su estancia en Agadir, Brahim no fue tratado ni atendido, y que además fue torturado, lo que desmiente la Fiscalía marroquí.