.

Emergencia alimentaria y sanitaria en los campamentos de refugiados saharauis.


Chahid Al-Hafedh. Redacción : Salam Mohamed Lamin.


La situación de las 300.000 personas que viven los campamentos de refugiados saharauis en unas condiciones climáticas y geográficas muy extremas, donde la temperatura alcanza en verano los 50 grados y los inviernos muy fríos acompañados de grandes tempestades de arena, es más preocupante que nunca.

Las inundaciones de los últimos meses han deteriorado muchos de los alimentos que se encontraban almacenados. 

Las reservas son inexistentes y existe una alerta alimentaria, según el presidente de la Media Luna Roja Saharaui, Buhbaini Había.

Se trata de una población refugiada en el desierto de la Hamada en el suroeste de Argelia, que depende de la ayuda humanitaria internacional, y que se ha visto reducida en los últimos años a causa de la crisis.

Los refugiados saharauis en Tinduf están recibiendo una serie de alimentos (12 Kilos de cereales, 1kilo de azúcar y 1L de aceite) por persona. Todo esto fue entregado por parte de la Media Luna Roja Saharaui.

Esta cantidad de alimentos es lo único que tendrán para sobrevivir durante la estancia de todo un mes; una situación preocupante ya que sólo se podrán garantizar los alimentos de primera necesidad hasta agosto.

No hay noticia de la próxima ayuda humanitaria según el presidente de la media Luna roja, Buhbaini yahia. Por lo que estarán obligados a disminuir o ración correspondiente a cada refugiado y así evitar el agotamiento de las reservas alimenticias antes del verano.

La falta de alimentación no es el único apuro al que se enfrentan los refugiados saharauis; la escasez de H2O es un problema real causante de enfermedades y posterior contagio entre la sociedad refugiada.