.

Crisis diplomática: Rabat convoca al embajador de Estados Unidos.


Rabat. EFE.



Rabat ha convocado hoy al embajador de Estados Unidos, Dwight Bush, para presentarle sus quejas el informe del Departamento de Estado de Estados Unidos del pasado abril sobre los Derechos Humanos en Marruecos.

El informe ya fue ayer calificado de "profundamente antimarroquí" y "verdaderamente escandaloso" por el ministerio del Interior en un comunicado inusualmente duro, pero hoy el gobierno marroquí, descontento con la reacción obtenida en Washington, convirtió el asunto en un conflicto diplomático.

El embajador fue recibido por el ministro delegado de Exteriores, Naser Burita, y el jefe de la Dirección General de Estudios y Documentación (DGED, contraespionaje), Yasín Mansuri, quienes le presentaron tres casos que según ellos demuestran "la manipulación y los errores fácticos" del informe, en el que se recogían abundantes críticas a la situación de los Derechos Humanos en Marruecos.

Burita presentó al embajador sus quejas por "la saña de los redactores del informe, capaces de desnaturalizar los hechos, (lo que) lleva al Gobierno de Marruecos a preguntarse por los verdaderos motivos y objetivos" de sus autores, según un comunicado del ministerio de Exteriores marroquí.