.

Análisis: Las posiciones de las grandes potencias respecto a la resolución 2285.


Rabat.








Rabat reaccionó rápidamente ante la resolución 2285 aprobada el 29 de Abril por el Consejo de Seguridad de la ONU sobre la prolongación del mandato de la misión de las Naciones Unidas para el referéndum en el Sáhara Occidental (MINURSO) por un año más, que prevé la restauración inmediata de la MINURSO y el retorno de su personal civil expulsado, en un plazo máximo de 90 días, en el que el Secretario General debe presentar un informe sobre la situación de la misión en los territorios saharauis.

Además de la devolución del personal civil, la resolución también incluía varios puntos desfavorables para Marruecos. Entre ellos, el pleno apoyo del Consejo de Seguridad al compromiso del Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, y a su Enviado Personal, Christopher Ross.

¿Debería Marruecos dejar de cooperar con las Naciones Unidas y retirarse del proceso político? ¿Qué consecuencias tendría esta decisión y que supondrá para Marruecos a corto, mediano y largo plazo?

Aquí os adjuntamos el texto completo de la reacción marroquí, tras la resolución del Consejo de Seguridad, del Ministerio de Asuntos Exteriores y cooperación:

"'El Reino de Marruecos toma nota de la resolución aprobada este viernes por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre la cuestión del Sáhara'', que constituye un golpe mordaz a las maniobras del secretario general".

El gobierno de Marruecos ha valorado que la resolución "reafirma los parámetros de la solución política definidos por el Consejo de Seguridad en 2004 y precisados en términos operativos en 2007", en contra de lo señalado por Ban en su último informe.

"Estas maniobras pretendían alterar los parámetros de la solución política, resucitar opciones obsoletas e introducir elementos no reconocidos por el Consejo de Seguridad".

Rabat ha destacado que el texto del Consejo de Seguridad de la ONU "confirma el mandato de la MINURSO tal y como ha evolucionado estos últimos años y teniendo en cuenta el desarrollo posterior".

Se ha limitado a señalar que "decidirá con todos los intentos de cambio del mandato de la MINURSO y su extensión a las misiones no acordadas y a las acciones extranjeras", en el contexto del llamamiento a la "plena funcionalidad" de la MINURSO.


También ha indicado que 
continuará con el diálogo para acordar un paquete de medidas de la salida de la crisis que permita atenuar los graves excesos del secretario general durante su visita a la región y garantizar el buen funcionamiento de la MINURSO, esencialmente de sus misiones de supervisión del alto el fuego y desminado".

El Reino de Marruecos, 
con la fuerza de sus derechos y su unidad nacional, continuará, de buena fe y con determinación, con su participación en el proceso político para solucionar esta disputa regional artificial, ha agregado el comunicado ministerial.

Marruecos ha recalcado asimismo su posicionamiento "a favor de la paz y la estabilidad regionales e internacionales", pero ha subrayado que "seguirá vigilante de cara a todos los intentos de violar sus legítimos intereses''', concluyó el comunicado.


-El oso ruso no se mueve, a pesar de las buenas declaraciones:

La actitud de Moscú es difícil de entender. Los rusos se abstuvieron en la votación sobre la ampliación de la MINURSO, una clara desventaja para Rabat. Fuentes del Consejo informan de que los rusos han buscado un texto más firme y más contundente con Marruecos y la participación más comprometida de la Unión Africana, con claridad, de forma explícita y decididamente hostil hacia el gobierno de Marruecos.

La posición de Rusia es aún más desconcertante si nos fijamos en el párrafo 15 de la Declaración de Asociación Estratégica suscrita entre Marruecos y Rusia durante la última visita de Mohamed VI:

''La Federación de Rusia apoya los esfuerzos del Consejo de Seguridad y al Enviado Personal del Secretario General de la ONU, Christopher Ross, para llegar a una solución política justa y mutuamente aceptable a la cuestión del Sáhara occidental en el interés de los principios y objetivos de la Carta de las Naciones Unidas'', dijo Serguéi Lavrov.

“Con los rusos, hay que dar tiempo al tiempo y dejar que madure la Declaración del acuerdo de la Asociación Estratégica, haciendo aún más los esfuerzos en el establecimiento de una relación estratégica por igual”, dijo Mezouar en su declaración.

“La Federación de Rusia tomó nota de los proyectos socioeconómicos para los fines de desarrollo y la mejora de las condiciones del nivel de vida de las personas que viven en el Sáhara Occidental”.

-En cuanto a EE.UU:

Con motivo de los últimos acontecimientos relacionados con el Sáhara Occidental, en algunos medios de comunicación, especialmente españoles, se hacía pública la opinión de que las buenas relaciones actuales entre Estados Unidos y Marruecos viene dada por el hecho de que este último es un aliado tradicional para EE.UU, aunque la explicación dada en los medios de comunicación resulta bastante forzada dada la lejanía de su objetividad y su complicidad en la ocupación de este territorio.

Estados Unidos exige el restablecimiento inmediato de la MINURSO y la introducción de nuevos parámetros a la misión de la ONU en el Sáhara Occidental.

-Otros actores importantes en este escenario son Gran Bretaña, China y Francia.

Francia explica su votación a favor del texto, que también ha co-patrocinado, porque se tratan de manera relevante todos los aspectos de la cuestión del Sáhara Occidental y proporciona el impulso necesario con la renovación del mandato de la MINURSO durante un año más.

China, como en la votación del año pasado, cree que habría que dedicar más tiempo y paciencia al proceso de redacción a fin de abordar esas cuestiones y obtener el más amplio consenso posible para el texto.

En cuanto al Reino Unido, el año pasado lamentó que se haya tenido que decir que no se había progresado en la solución del conflicto en un momento de crecientes amenazas a la seguridad en la región, pero acoge con beneplácito el compromiso de las partes a encontrar una solución.

Por lo tanto, Marruecos está a la espera de los resultados de las elecciones presidenciales y la identidad del nuevo inquilino de la Casa Blanca.

En conclusión, esperamos el informe de Ban Ki-moon, que tiene que presentar al Consejo de Seguridad en plazo de los 90 días. Este informe coincide exactamente con el mismo día en que el rey de Marruecos, Mohammed VI, pronunciará su discurso de la corona el 23 de julio. Esperamos con paciencia, e incluso impaciencia, ambos acontecimientos.