.

Nuevas tensiones entre Marruecos y la ONU.

Naciones Unidas. 23-03-2016 - EL CONFIDENCIAL SAHARAUI.

Nueva York.


El enfrentamiento continúa entre el régimen de Marruecos y la ONU tras la Última decisión marroquí, Lunes 21 de marzo, exige el cierre de una oficina de enlace militar en Dakhla ocupada, en el Sáhara Occidental".

La MINURSO recibió una solicitud para cerrar su oficina de enlace militar en Dakhla" según dijo ayer el portavoz adjunto de la ONU, Farhan Haq.

Esta nueva escalada se produce después de la expulsión de 83 miembros del componente civil de la Misión de las Naciones Unidas en el Sáhara Occidental (MINURSO), Oficialmente, Rabat tomó estas medidas tras las declaraciones de Ban Ki-moon, al decir "ocupación" refiriendo la situación en el Sáhara Occidental, según publica TSA.

Esta violación de la carta de Naciones Unidas es la primera vez desde la creación de la Misión de la ONU en el Sáhara Occidental (MINURSO), en 1991, donde "nunca antes el aspecto militar de la misión había sido vacante", dijo Farhan Haq, agregando que ' "no hay ninguna razón para tal escalada.

El representante Permanente de los Estados Unidos ante la ONU,  Samantha Power, fue también insurgente contra el hecho de "utilizar la misiones de mantenimiento de paz como peones en un tablero de ajedrez político ", recordando que estas misiones deben ser capaces de completar sus mandatos.

El estadounidense considera la decisión de Marruecos, un precedente peligroso que podría poner en peligro otras misiones de paz en otras zonas en conflicto.

Lo que en apariencia puede parecer un nuevo capricho diplomático del rey de Marruecos, está siendo interpretado como una declaración de guerra por parte del Polisario: ambos rivales firmaron la paz en 1991 para celebrar un referéndum de autodeterminación, tal y como estipula la legislación internacional -en concreto la resolución 1514 de la Asamblea General de la ONU-, pero al poner fin a la MINURSO, misión creada para este fin, Marruecos “induce al retorno al enfrentamiento bélico”, declaró el ministro saharaui de Asuntos Exteriores en una carta pública.