.

En menos de 1 mes, Marruecos ha asesinado a 3 ciudadanos saharauis.

Madrid. - 13/03/2016 - El Confidencial Saharaui.

El 28 de Febrero todos nos enterábamos de la trágica noticia del asesinato del pastor saharaui, Ichmad Abbad Yuli, de 49 años por parte de elementos marroquíes de ocupación cuando este iba a ver que le sucedía a sus camellos cerca del muro. Le dispararon dos veces con un francotirador desde 600m de longitud en ambos muslos, causándole inmovilidad y su posterior fallecimiento. 

Con este despreciable acto, el estado marroquí vuelve a saltarse el proceso de paz con la firma del alto el fuego acordado en el año 1991 asesinando a un ciudadano saharaui en las inmediaciones del muro de la vergüenza que divide el Sáhara Occidental en dos partes, y lo hace justo coincidiendo con la visita de Ban Ki-moon a la región.


Este fin de semana, también mataron a dos saharauis, Jalifa Jer y Ould Wat, de 56 y 52 años respectivamente, por la explosión de una mina anti-tanque cuando estos inocentes conducían libremente por zonas saharauis sin mostrar amenaza alguna. Estas minas fueron colocadas por los marroquíes en tiempos de guerra, dispersadas por el territorio saharaui y que se negaron al desminado de ellas. Desde el alto el fuego, estas minas han provocado más de una veintena de muertes civiles.

En tan solo 3 semanas, el régimen marroquí ha sido partícipe del asesinato y muerte de 3 saharauis que estaban circulando en su tierra soberana. Esperemos que la ONU tome cartas en el asunto y evite más muertes de inocentes. Parece que a Marruecos no le va el Derecho Internacional.