.

Pedro Sánchez: Sobreviviré.

04-02-2016. EL CONFIDENCIAL SAHARAUI.


Por: @ali_m95 .


Asistimos a unas fechas extraordinarias en el panorama político español, nunca antes hubo tanta incertidumbre después de unas elecciones estatales a la hora de formar gobierno, y claro, se abre la veda a un cambio histórico tanto en el régimen moribundo del '78 como en las formas y los fondos de hacer política en el estado español.
Esto responde, obviamente, a la comprensión por parte del 'Establishment' de que la sociedad ha cambiado y tras una crisis económica brutal y una crisis política aún más profunda (Recordemos la inaudita abdicación del Rey Juan Carlos I), aquello que llaman "Cambiarlo todo para que nada cambie", supo moverse al son del 'Cambio'. Con un rey recién 'preparao' y con una iniciativa empresarial y mediática de promover un 'Podemos' de derechas, la crisis política amainaba poco a poco. O al menos se tenía esa impresión, que con el bipartidismo acabado como sistema de 'turnismo' político inalterable e implacable, que siempre guardaba y resguardaba al régimen, se iban a necesitar acuerdos, que siempre se encontrarían en los partidos denominados 'Constitucionalistas', sin embargo se asomaba el 'Monstruo' de la Ingobernabilidad, que algunos contemplaban, pero nadie de esta manera.
Ante todo esto, los resultado del 20-D, de sobra conocido por todos, y el desplante de Rajoy, el 'ciudadano' Felipe de Borbón y Grecia, que algunos olvidan que es jefe del estado, y que como tal, Tiene una función política y unos intereses claros, que no comentare ahora, ha propuesto al líder del Partido Socialista Obrero Español, Pedro Sánchez, como candidato futurible para una presidencia del gobierno y éste como buen 'Socialista' no ha osado contravenir al 'Preparao' y ha aceptado el reto.
Y el reto, nada más y nada menos es, según sus propias pablaras, pactar con derecha e izquierda, centrándose hábilmente en la capacidad de diálogo y transversalidad, premisa que cae por su propio peso cuando nos movemos en el eje Constituyente-Continuista/Inmovilista. Pues si algo caracteriza al PSOE es su afinidad por el régimen '78 y su negativa casi enfermiza a cambiarlo o debatirlo en sus lineas fundamentales: Nuevo marco constitucional, territorial e institucional.
Es aquí donde paso a exponer las posibilidades de este pacto, aceptando de antemano que las únicas posibilidades reales de gobierno son la de PSOE-PODEMOS-IU con apoyo nacionalista, o en su detrimento PSOE-C's con apoyo del PP, algo tan improbable, que de pasar sólo sería en forma de 'Gran Coalición' y por tanto algo descartado de los socialistas.

¿Donde deja todo esto al Sáhara?

El hecho de que el PSOE esté enfrentando posibilidades reales de formar gobierno, es sin duda una mala, muy mala noticia para la causa saharaui. Y esto se entiende mejor si entendemos que el PSOE es un partido de aparato y este es nítidamente Pro-marroquí, aunque se tenga la impresión de que el rebelde 'Pedro Sánchez' esté luchando contra él e intente formar un gobierno del 'Cambio', pues esta jugada responde más a un intento desesperado de supervivencia de su 'Liderazgo' que una voluntad de cambio real.
Si analizamos las últimas actuaciones del partido de Ferraz, tenemos hechos suficientes para respaldar lo dicho anteriormente, citando algunos como:


El foro 'Crans Montana' en la ciudad ocupada de Dajla, un foro infamemente organizado sobre la defensa de los derechos humanos, al que el ex presidente Zapatero no dudó en acudir a sabiendas de su ilegalidad y aceptando la legitimación de una ocupación militar.
El teatro de la 'Sultana' Díaz que prohibió a su ex-vicepresidente Valderas (IU) viajar a los campamentos de refugiados saharauis, siendo la excusa para romper con su organización su pacto de gobierno pero dejando claro que su prioridad no es la cooperación y los derechos humanos, sino su aspiración personal que inconfundiblemente consiste en llevarse bien con Rabat, a costa de lo que fuere.
Capítulo aparte tiene el señor Felipe González (X, para los amigos), que no creo necesario comentar, pues me alargaría innecesariamente.

  • José Bono, Moratinos, Rubalcaba etc.. Todos ellos grandes amigos de la infamia que tortura, veja y golpea con el látigo de la injusticia a un pueblo digno y firme como es el saharaui.
Todo ello, a costa de los Socialistas que no se han vendido y que resisten, aunque ante una tesitura tan incómoda como injusta, se ven obligados a defender al partido por el que han dado mucho más de lo que han recibido, no siempre ajenos a sus contradicciones. A estos yo les doy las gracias, como saharaui, no tanto a su partido, que creo necesaria, no ya para la aniquilación del régimen '78, sino para el futuro de la izquierda española, su desaparición.