.

MARRUECOS: PERSECUCIÓN EN LAS UNIVERSIDADES MIENTRAS SE “ASFIXIA” LA LIBERTAD ACADÉMICA PARA LOS SAHARAUIS.


London.  Adala UK.

En virtud del derecho internacional, no debe impedirse que ninguna persona complete su educación por razón de su sexo, orientación sexual, identidad de género, etnia, nacionalidad, creencias religiosas u otro tipo de convicciones profundas.

El gobierno Marroquí  debe garantizar que se respeta el derecho a la educación para todas las personas. Y debe cumplir sus obligaciones  sobre igualdad de oportunidades para todas las personas, sin tener en cuenta su opinión política sobre la cuestión del Sahara o su origen étnico. La realidad en Marruecos  es que si una persona pertenece a un grupo o organización , o si tiene opiniones que no se ajustan a las ideas aprobadas por el Estado sobre la cuestión del Sáhara Occidental, se puede impedir su acceso a la universidad.
Activistas y estudiantes saharauis que defienden el derecho a la autodeterminación del pueblo del Sáhara Occidental, considerados para el gobierno Marroquíes como "traedores al trono", sufren expulsiones en universidades marroquíes  para impedir influencias “independista" entre los universitarios. Así como la prohibición de que los saharauis estudien ciertas materias como Medicina o matemáticas asi como limitar el número de saharauis que quieren acceder a la enseñanza superior.
Las autoridades Marroquíes hace tiempo realizando una implacable campaña de represión contra estudiantes y docentes universitarios saharauis, a quienes de forma rutinaria hostigan, detienen o impiden estudiar o enseñar debido a su activismo o su opiniónes política sobre el Sáhara Occidental.

Ali Salem Tamek (Nacio en 1973) es todo un manifiesto. Marruecos lo ha encarcelado en seis ocasiones, ha mantenido 29 huelgas de hambre y cuando nació su hija la llamó Zaura (Revolución). El activista saharaui obtuvo la libertad provisional , tras pasar 18 meses encarcelado junto con seis compañeros por haber visitado los campamentos de refugiados de Tinduf. Tamek, vicepresidente de Codesa, la asociación de derechos humanos, defiende el derecho de la autodeterminación del pueblo saharaui.

Ali entro en huelga de hambre el 6 de febrero como protesta contra la confiscación  de su derecho por el estado Marroquí a registrarse en una de las universidades marroquíes para continuar sus estudios.
Ha considerado las confiscación de su derecho a accede a la educación superior dese 2007, "hecho inaceptables y contra todas las convenciones y pactos internacionales y contra la propia constitución Marroquí, y es una represalia del gobierno marroquí  contra su persona por su posición política que apoya la autodeterminación del pueblo del Sáhara Occidental".
Las autoridades han afianzado como política la práctica de “señalar” a ciertos estudiantes, por la que se impide el acceso permanente o temporal a la enseñanza superior de aquellos que no se ajustan a las opiniones sociales o políticas impuestas por el Estado.

Las protestas de los estudiante para reclamar sus derechos como estudiantes o en solidaridad que con sus compañeros prohibidos de acceder a las universidades , fueron respondidas con una brutal represión que incluyó asaltos a universidades y residencias de estudiantes, en los que varios estudiantes fueron arrestados, golpeados y detenidos. Muchos estuvieron recluidos horas o días sin juicio durante periodos  y, en numerosos casos, los estudiantes fueron torturados o sometidos a malos tratos bajo custodia. Algunos de ellos continúan cumpliendo penas de cárcel actualmente.

Adala UK pide al gobierno Marroquí reducen su control sobre las instituciones académicas y en qué medida lo reducen. Las universidades deben tener libertad para erigirse en pilares del pensamiento independiente y de la libertad de expresión.

Adala UK.