.

Marroquí quema a esposa con agua hirviendo por no permitirle otra mujer.

RABAT, Efe
  • La mujer, ingresada en un hospital, relató que su marido le arrojó agua hirviendo y le propinó varios puños en la cara y el cuello.

Un marroquí quemó a su esposa con agua hirviendo por negarse a autorizarle que contrajera un segundo matrimonio, un permiso que la ley marroquí exige para poder poner en práctica la poligamia, informó hoy el diario Ahdaz al Magrebiya.

El suceso tuvo lugar el pasado fin de semana en una aldea de la provincia de Sidi Slimane, al noreste de Rabat.

La mujer, ingresada en un hospital, relató al diario que su marido, con el que lleva casada 30 años, le arrojó agua hirviendo y le propinó varios puños en la cara y el cuello.

La razón fue que ella se negaba repetidamente a darle permiso para casarse con una nueva esposa, una mujer con la que él ya tenía relación y con la que fue sorprendido en flagrante adulterio, penado en Marruecos.

El marido estuvo a punto de ser juzgado entonces por aquellos hechos, pero el juicio no se celebró porque la mujer retiró la denuncia ante las presiones familiares, según explicó.

La policía tomó declaración a la mujer en el hospital.

La poligamia está autorizada en Marruecos, pero solo en casos excepcionales: un hombre necesita el permiso expreso de la primera esposa para desposar a una nueva, y esto ha convertido el fenómeno en casi residual, concretamente en el 0.26 % de los matrimonios celebrados en el país.