.

Maloma, de la Libertad al conflicto.


Seviila. Por  @FarahCubas.



Maloma es un caso más de los fallos del Programa “Vacaciones en Paz”.

En este caso la joven al llegar a la mayoría de edad solicitó la nacionalidad española y fue  adoptada por su familia de acogida.


Maloma había vivido desde pequeña en una pequeña localidad sevillana junto a esta familia, había estudiado y se enamoró.

Durante un viaje de Maloma con su padre de acogida a Tindouf, este relata que fue secuestrada  por su hermano, llegando a la agresión de la joven.


Personalmente no creo estos detalles del relato, sobre la violencia ejercida por su hermano y primos a la hora de secuestrarla, y dicen que fue ella a través de contacto telefónico quién les relató los hechos.
En los Campamentos de Refugiados Saharauis existe  policía y también hay Tribunales de Justicia, cosa sumamente difícil y que revela el gran tesón con que la sociedad saharaui se organiza en el exilio argelino.


Me he documentado para escribir esta historia y siempre, se parte desde una perspectiva racista al juzgar asuntos que podrían suceder en cualquier punto del planeta.
Los artículos consultados, las declaraciones de los implicados españoles “sobre las costumbres saharauis” para con las mujeres no ayudan en nada, y en Tindouf, igual que en España, secuestrar a alguien y ejercer la violencia está penado y perseguido por las autoridades de la R.A.S.D.

La sociedad saharaui ha dado a la mujer siempre un papel  igualitario, y hagamos excepciones, que se dan, como se dan en España, por personas de mentalidad machista, retrógrada, rayana en el delito. Se esgrimirá el conocido argumento de “las leyes tribales”, “las costumbres saharauis” y todo lo que se quiera, pero el caso es que estamos ante un delito flagrante que debería ser observado con excelentísima atención por parte de las autoridades de la R.A.S.D., dado que sucesos como este afectan al prestigio internacional de la propia causa saharaui.

En cuanto hablas del Sáhara y su conflicto, la gente te saca los “casos de las secuestradas”, para cuestionarte, y esto no favorece más que al enemigo. No debemos olvidar que la población saharaui se dirime en un conflicto  bélico que sólo pasa por un momento de tregua pactada entre los dos contendientes con la mediación de Naciones Unidas. Asuntos como este deberían ser resueltos de manera más expeditiva, sin olvidar jamás que no se le puede exigir a Tindouf que reaccione como un Estado-nación, debido a las propias dificultades de supervivencia que pasa la población.


Dirimir asuntos personales de esta índole, entorpece la comunicación fluida entre la población española y el pueblo saharaui.
Una comunicación seria, y el reconocimiento previo del Estado Saharaui por parte del Reino de España, sin duda acelerarían la resolución de este y muchos más conflictos, por demás frecuentes en cualquier sociedad.

Sería muy favorecedor un control exhaustivo de todos los menores que viajan a España en el Programa “Vacaciones en Paz”, para que estas situaciones no se repitan.