.

La sublevación de los desempleados saharauis aviva la revolución por la independencia.

El Aaiún. - 1/02/2016 - El Confidencial Saharaui.

En los últimos meses, los desempleados saharauis en los territorios ocupados, entre ellos maestros titulados, graduados universitarios y técnicos, organizaron varias manifestaciones pacíficas en las principales calles de El Aaiún ocupado exigiendo su derecho al empleo. Ésta demanda modesta se cumplió, pero la opresión violenta de la policía marroquí no faltó. Después de que las autoridades del régimen se negaran a iniciar diálogos con los manifestantes, los desempleados no encontraron ningún otro recurso que comenzar una huelga de hambre. Hoy, 1 de Febrero cumplen 20 días ininterrumpidos en huelga de hambre.

Foto tras cumplir 13 días en huelga de hambre.

Enfermos y cansados de los brutales y atroces procedimientos utilizados por la policía marroquí para dispersar sus manifestaciones y protestas pacíficas, diecinueve de ellos pertenecen al Grupo de Saharauis Desempleados y son maestros poseedores de títulos de grado. Eligen la sede de la Asociación de Defensa de los Derechos Humanos (Filial en El Aaiún) como el campo de batalla por su justa lucha.

Desde el comienzo de éstas protestas civilizadas, pacíficas y democráticas, las autoridades del régimen ocupante han intentado desmantelarlas con un nivel considerable de brutalidad. Por otro lado, éstos manifestantes se han ganado la popularidad y simpatía de todos los saharauis con los que conviven que acabaron uniéndose a su lucha.

''La batalla de los intestinos vacíos sin duda conducirá a la victoria ya que preferimos morir de hambre que vivir humillados.'' Gritó uno de los 19 huelguistas.

Foto tras cumplir 18 días en huelga de hambre.

Las familias de éstos 19 manifestantes en huelga de hambre han denunciado a las autoridades por impedirles visitar a sus hijos y por prohibirles cualquier comunicación con la prensa, incluido asociaciones de Derechos Humanos y sindicatos. Por ello, las familias de los huelguistas organizaron numerosas manifestaciones pacíficas apoyando la lucha de sus allegados, que, como es natural, la policía marroquí los recibió con violencia.

Los huelguistas se mantienen firmes en su demanda por un puesto de trabajo decente y no capitular hasta que consigan por lo que están luchando. La creciente ira de los saharauis, especialmente de la clase obrera, está en ebullición y amenaza con provocar otro ''Gdeim Izik'' con disturbios y enfrentamientos y una oportunidad para luchar para exigir la independencia.

Policía marroquí en el lugar de los manifestantes.