.

''El triunfo de la doble moral.''

Por: S.M  - El Confidencial Saharaui.

Creo que ha llegado el momento de aceptar que nuestros problemas van más allá de la consecución de la independencia, de la soberanía nacional, de la claudicación de nuestros políticos, de puestos gubernamentales insignificantes o del robo de nuestros recursos naturales.

Se trata de un fenómeno tóxico que está arraigándose entre las instituciones del Estado y las organizaciones de apoyo al pueblo saharaui. Se trata de la ''corrupción''. 

Una población no alcanza tal categoría en un día o en unos meses, ni siquiera en años, es un proceso complejo, una serie de sucesiones que comienza cuando la persona recibe una subvención por dirigir una asociación y acaba en el gobierno. Se trata de una ''bola de nieve rodando'' que ha sido alimentada durante años y sigue abultándose. Empezar a reconocerlo es el primer paso. Reconocer que parte de nuestra población es corrupta y estafadora. Reconocer que es doble moral e hipocresía.

Doble moral es criticar la corrupción española y luego recibir subvenciones/ayudas económicas para tu asociación o región y adjudicártelas. Doble moral es pedir imparcialidad y la aplicación de la democracia a gobiernos extranjeros y luego elegir miembros de tu gabinete a dedo e inventar puestos inútiles. Doble moral es pedir libertad de expresión y que se detenga el bloqueo informativo que ejerce el régimen marroquí y luego reclamar la censura de los chanchullos más graves. Doble moral es alardear de una constitución para luego ser violada y pisoteada continuamente. Doble moral es ir de revolucionario diciendo que ''los saharauis debemos estar juntos en la causa'' mientras reprochas a otros saharauis que tienen el mismo objetivo. Doble moral es denunciar el machismo y discriminación que sufren las mujeres saharauis en los territorios ocupados por parte de los marroquíes y luego hacer la vista gorda ante casos como el de Maloma y Nayiba. Doble moral es fomentar las actividades que propagan la causa saharaui y luego recelar su brillantez o el éxito conseguido simplemente por no ser él el protagonista de tal hazaña. 

Parte de la población saharaui ha hecho la doble moral su finalidad en la vida, su manera de vivir y lo peor de todo, es que parte de ella, está dirigiéndonos o al mando de asociaciones. 


Otros artículos de S.M: