.

El terrorismo, Una arma política ante un posible pacto de izquierdas en España.

Madrid,  11-02-2016. EL CONFIDENCIAL SAHARAUI.

público.
 

El terrorismo, no ha regresado por nuevos atentados del Estado Islámico ni por un retorno a las armas de la organización terrorista ETA sino por posibles pactos de izquierdas que unquieta el PP.

Ha sido el Gobierno de Mariano Rajoy el que ha situado el terrorismo de ETA y de Daesh en la agenda justo cuando se están negociando unos pactos de investidura que pueden llevar al Partido Popular a la oposición y justo cuando los conservadores están asediados por la corrupción en Valencia. Y no es la primera vez. El Partido Popular vuelve a utilizar el terrorismo como arma política en sus momentos más débiles. 

Esta vez los ejecutores de la estrategia del Partido Popular han sido los ministros en funciones de Interior y de Exteriores. Jorge Fernández Díaz fue el primero en reaccionar a la polémica surgida entorno a la representación en Madrid de la obra de títeres La bruja y Don Cristóbal, de claro mensaje libertario. Fernández Díaz calificó la obra de "repugnante" (sin conocerla), confió en que provocara el "reproche penal" de la Justicia y aseguró que "no se puede jugar" con el enaltecimiento y apología del terrorismo.

Apenas tres días después de esas palabras, el ministro cuyo ángel de la guarda le ayuda a aparcar, aseguró que ETA espera como "agua de mayo" un gobierno de PSOE y Podemos. Además, para darle un poco más de vuelo al asunto, un día después insistía en que un gobierno de izquierdas con el apoyo del PNV supondría asumir la reivindicación de ETA y la izquierda abertzale de poner fin a la dispersión de sus presos y acercarlos a las cárceles de Euskadi. El conservador Rafael Merino, flamante presidente de la Comisión de Interior del Congreso, y diputado del PP, incidía el miércoles por la mañana en la misma idea: "Un Gobierno débil siempre beneficia a ETA" y por ello, sorpresa, lo conveniente es un Ejecutivo surgido de la unión del PP, el PSOE y Ciudadanos. Ahí está la idea. Para que el terrorismo de ETA no gane la partida, tiene que gobernar el PP.