.

El PSOE inicia un complejo camino para gobernar que requerirá cesiones.


MADRID (Reuters).

Los socialistas españoles abren esta tarde en el Congreso los contactos con otros partidos para tratar de formar gobierno, iniciando una negociación que se anuncia difícil, que durará al menos un mes y en la que habrá que superar líneas rojas y desconfianzas para facilitar una nueva legislatura.
"(La negociación) empezará esta misma tarde y continuaremos mañana, pasado e incluso el sábado", dijo el miércoles el portavoz socialista en el Congreso, Antonio Hernando.
"Somos conscientes de la enorme dificultad, de la complejidad (de la negociación). Si esto hubiese sido fácil hubiese ido (el presidente del Gobierno en funciones, Mariano) Rajoy", añadió en declaraciones a la Cadena Ser.
El líder socialista, Pedro Sánchez, se reunirá esta mañana con la ejecutiva del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y con sus grupos parlamentarios para marcar las líneas y la agenda de los contactos.
Tras recibir el martes el encargo del rey de tratar de formar Gobierno y tratar de acabar con el bloqueo político que vive España casi mes y medio después de las elecciones, Sánchez dijo que buscaría el apoyo de las "fuerzas del cambio" para poder ser presidente de un Gobierno alternativo a Mariano Rajoy.
El líder socialista, que obtuvo sólo 90 diputados de un total de 350 en las elecciones de diciembre, quiere hablar simultáneamente con las fuerzas emergentes Podemos y Ciudadanos (C's), pero los vetos cruzados entre ellos dificultan la posibilidad de sumar a ambos.

Sánchez ha rechazado buscar el apoyo de fuerzas independentistas catalanas a su investidura, pero podría necesitar como mínimo su abstención para que los votos negativos no superen a los positivos en un Congreso muy fragmentado.