.

¿Se dirigen Marruecos y Suecia hacia el final de la crisis diplomática?

Estocolmo abandona su propuesta de reconocimiento del Sáhara Occidental, según un informe difundido por la televisión sueca Jueves. El gobierno ha formado de silencio sobre el asunto.

"Suecia no reconocerá el Sáhara Occidental", así lo anunciaba el la televisión sueca STV el 14 de enero. "La Ministra de Relaciones Exteriores, Margot Wallström, anunciará la decisión pronto", escribió la cadena en su sitio web.

Sin embargo, el gabinete de prensa de la ministra sueca no confirma ni niega esta información. "Una decisión será tomada en breve", informaba desde Estocolmo.

La cuestión del Sáhara Occidental estuvo en el centro de la crisis diplomática entre el régimen marroquí y Suecia desde Septiembre, cuando el Partido Social de Trabajadores Democráticos (PSD), que tiene el poder en Suecia anunció planes para introducir un proyecto de ley para reconocer a la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) autoproclamada por el Frente Polisario. Rabat reaccionó de inmediato bloqueando la apertura de varias tiendas de Ikea en su país y cancelando los acuerdos comerciales. Posteriormente, funcionarios marroquíes denunciaron la hostilidad de Suecia.



De hecho, ésta crisis ha permitido a Rabat darse cuenta de su fracaso diplomático en Suecia, y más en general en el norte de Europa, donde muchos países no ocultan su simpatía por el Polisario. Desde el estallido de la crisis, los miembros de los partidos políticos marroquíes fueron enviados a Estocolmo para abordar estas deficiencias y establecer un diálogo con el partido socialdemócrata.

El anuncio de la televisión sueca se produce pocos días antes de la visita a Estocolmo del presidente de la cámara de representates del Parlamento marroquí, Rachid Talbi Alami, programada del 21 al 23 de Enero, y durante la cual se reunirá con su homólogo sueco y ministros Justicia, Interior y Comercio. "También está prevista una reunión con el rey sueco Carlos XVI Gustavo," de acuerdo a nuestra información. Esta visita fue negociada ampliamente entre el régimen de Marruecos y Suecia con el fin de acompañar su rechazo a la cuestión del Sáhara Occidental.



En Diciembre, Suecia dió muestras de flexibilidad hacia Marruecos en la crisis abierta con la UE sobre la agricultura y el Acuerdo de Pesca rechazado por el Tribunal Europeo de Justicia, pidiendo a la UE su decisión de apelar contra el veredicto.