.

Marruecos suspende los contactos con la delegación de la UE.

Bruselas. - 28/01/2016. - El Confidencial Saharaui.

Marruecos ha suspendido los contactos con la delegación de la Unión Europea por cuestiones comerciales, un documento secreto del gobierno marroquí mostró una medida fraudulenta que podría frenar los proyectos de desarrollo varios millones de dólares.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Marruecos pidió a los departamentos del gobierno suspender los contactos y a no organizar reuniones con el equipo de la UE en Rabat, el documento filtrado también mostró que un tribunal de la UE el mes pasado canceló un acuerdo comercial con el régimen, diciendo que no debería incluir la región del Sáhara Occidental.

Pero la decisión de Rabat llegó a una suspensión total de las relaciones, y una fuente de la UE dijo que el gobierno marroquí se mantuvo en contacto regular con funcionarios de alto nivel de la UE, entre ellas, la jefa de la política exterior, Federica Mogherini.


Otras dos fuentes de la UE dijeron que la suspensión puede afectar los 1030 millones de euros de financiación que la Unión Europea concedió al régimen de Marruecos.

El programa de financiación de la UE incluye ayudas de 188 millones de € para apoyar el estatuto avanzado de Marruecos con Bruselas, 125 millones de € para la educación, 100 millones de € a la sanidad y unos 75 millones de € para reformar la justicia en el país.

Una fuente de la UE, que pidió no ser identificado debido a la sensibilidad política del asunto, dijo que la delegación no había recibido ninguna comunicación oficial del gobierno marroquí respecto de una pausa, pero confirmó que no había habido reuniones ni relaciones durante varias semanas.

El portavoz del Gobierno marroquí y Ministerio de Relaciones Exteriores no estuvieron disponibles de inmediato para comentarlo, pero el embajador del país en la Unión Europea, Menouar Alem, dijo a una a
gencia de noticias estatal que las relaciones de Marruecos con el bloque están actualmente en un "break" tenso.

La disputa ha surgido en un momento delicado ya que el régimen del norte de África está desempeñando un papel mayor en la cooperación de seguridad antiterrorista, ayudando a Francia y Bélgica en el seguimiento de los terroristas que llevaron a cabo los ataques de París del año pasado.