.

Los importadores del fosfato saharaui podrían enfrentarse a un boicot.


MARRUECOS / UNIÓN EUROPEA
EXPLORACIÓN Y PRODUCCIÓN



Los importadores de fosfatos saharauis podrían enfrentar boicot.
Las empresas que importan fosfato del disputado territorio del Sáhara Occidental se encuentran bajo una creciente presión para dejar de operar en éste territorio no autónomo a raíz de una constatación del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE).

El conflicto en Mali ha sido un tema importante para la prensa internacional y ha ocultado otro conflicto de autodeterminación existente en esta región de África del Norte. El Sahara Occidental es aún un conflicto sin resolver. Este territorio tiene recursos minerales importantes debido a la presencia de fosfatos que son exportados a todo el mundo. 

El Frente POLISARIO (Frente Popular de Liberación de Saguía el Hamra y Río de Oro) considera que estos productos son exportados ilegalmente y apoya una campaña de boicot mundial contra las empresas marroquíes y extranjeras que participan en esta industria. La producción de las minas de fosfatos en Sáhara Occidental y Marruecos representa un 15% de la producción mundial de este mineral. Estos productos son cruciales para la agricultura industrial de la que dependen varios países para producir alimentos para la exportación o nutrir a sus ciudadanos. El estallido de una guerra en el Sáhara Occidental podría tener repercusiones en la producción alimentaria de países como Brasil o India que importan gran cantidad de fosfatos para su agricultura.

Nadie puede saber lo que deparará el futuro. Pero hay que considerar que el estallido de un nuevo conflicto en el territorio del Sáhara Occidental puede afectar en gran medida al mundo. 


Si el Sáhara Occidental se convierte en una zona de conflicto por los recursos naturales, la extracción de fosfatos y de otros productos resultará más cara, afectando a los precios de los productos agrícolas en el resto del mundo.

Orden Mundial.