.

Las relaciones estratégicas entre Marruecos y la UE se cruzan.


El conflicto del Sáhara Occidental socava la fortaleza de las relaciones entre Rabat y la Unión Europea, mientras que el 67,6% del comercio de Marruecos depende de la UE.


La decisión de la Corte Europea que anunciaba en Diciembre de 2015 la cancelación de los acuerdos de libre comercio entre los productos agrícolas y pesqueros con el régimen de Marruecos bajo sospecha de permitir la exportación de productos del Sáhara Occidental, ha cuestionado las relaciones estratégicas entre el régimen marroquí y la Unión Europea. 

La decisión provocó fuertes reacciones de ambas partes, sobre todo en el lado marroquí, que había considerado que el futuro de las relaciones con la Unión Europea, está relacionado con las posiciones de los líderes europeos en relación con la decisión de la Corte. 

La decisión de la UE de apelar dos días después de que la pronunciación de la sentencia, no impidió al régimen marroquí para compartir sus preocupaciones sobre el impacto de la decisión de la Corte sobre la relación entre las dos partes. Y las relaciones en cuestión se encuentran ahora en una encrucijada después de esta decisión, sobre todo porque el 67,6% del comercio total de Marruecos es con la Unión Europea, según datos oficiales. 


Ouayach Ahmed, presidente de la Confederación Marroquí de Agricultura y Desarrollo Rural (ONG), dijo que la decisión de la Corte Europea ha sorprendido a todos, teniendo en cuenta que esta es una decisión política, no económica o técnica. Ouayach expresó su pesar respecto a la decisión del Tribunal Europeo e intervino diciendo que "en momentos en que la asociación se reforzó entre las dos partes", teniendo en cuenta que el veredicto fue "tarjetas dobladas".


Calificó las relaciones marroquíes y europeas de "fuertes", teniendo en cuenta, sin embargo, que la Unión Europea es el mayor perdedor con este tipo de iniciativa. El régimen marroquí y la Unión Europea están obligados por un tratado de libre comercio que entró en vigor en 2000. Un acuerdo de libre comercio específico los productos agrícolas y entró en vigor en 2012.

Ouayach dijo que el gobierno marroquí ha manejado el caso con firmeza, haciendo hincapié en que "los comerciantes y exportadores defienden los intereses del país, en particular en las provincias del sur son una parte importante

"Todo el mundo sabe que los habitantes del Sahara marroquí viven libremente y gozan de un alto nivel de vida en comparación con la de otras regiones", dijo sin escrúpulos. "Marruecos no teme esta decisión", dijo Ouayach, haciendo hincapié en que su país "ha vivido sin este acuerdo por 10 años y desde entonces ha diversificado sus socios de negocios, superando el marco de la Unión Europea.

Nezha El Ouafi
, miembro de la Comisión de Asuntos Exteriores del Parlamento marroquí, dijo, por su parte, que algunos países de la UE y algunas asociaciones de la sociedad civil europea no se les informa acerca de la cuestión del Sáhara, y sobre los principales proyectos que se ponen en marcha por las autoridades marroquíes. El Ouafi, del partido de Justicia y Desarrollo MP quien encabeza el gobierno marroquí, dijo "Cuando la disputa está en manos de las Naciones Unidas, otras instituciones deben evitar ingerirlo", subrayando que "El Tribunal Europeo debería haber declarado no competente en este asunto.

Ella pidió a su gobierno trabajar para dar a conocer la cuestión del Sáhara Occidental, en un contexto caracterizado, según ella, por la desinformación llevada a cabo por ciertos partidos sobre el tema. El Ouafi, también afirmó que Marruecos ha tomado recientemente la iniciativa para diversificar sus socios comerciales con los países del Golfo, China y los Estados africanos. El gobierno del régimen marroquí dijo el Diciembre pasado que "rechazan el fondo de la decisión de la Corte Europea por ser política y no de naturaleza jurídica".

El portavoz del Gobierno marroquí había considerado que la inclusión de su país en otros acuerdos entre Marruecos y la UE depende de las decisiones adoptadas por la UE en este sentido, agregó que la posición de los líderes europeos impactó en la participación del régimen en otros acuerdos entre las dos partes. La UE había apelado contra la decisión del Tribunal Europeo anulando el acuerdo comercial, tras una denuncia presentada por el Frente Polisario, que requiere que los productos del Sáhara Occidental no estén incluidos en el acuerdo.

Se debe de tener en cuenta que Marruecos tiene, desde Octubre de 2008, el "estatuto avanzado" que le fue concedido por la UE.
El territorio del Sáhara Occidental había sido objeto de un conflicto armado entre Marruecos y el Frente Polisario (Frente Popular de Liberación de Saguia al Hamra y Río de Oro) a partir de 1975, antes de la conclusión de un acuerdo de alto el fuego bajo los auspicios de las Naciones Unidas, entre el régimen de Marruecos y el Polisario apoyado por Argelia.