.

HRW denuncia represión "violenta" de manifestación en Marruecos.

18-01-2016. EL CONFIDENCIAL SAHARAUI. 

Human Rights Watch denuncia el régimen marroquí. 


La intervención de la policía fue una sorpresa ya que no había ninguna advertencia previa.Algunos de nosotros los manifestantes en la vanguardia se sentó en el suelo mientras otros corrieron dentro del centro de formación Inezgane, pero las palizas de la policía continuaron de manera indiscriminada y violenta.

Human Rights Watch (HRW) denunció hoy que las autoridades marroquíes dispersaron "de forma violenta" varias manifestaciones de profesores en distintas ciudades del país, causando decenas de heridos.
En un comunicado, HRW criticó que la policía marroquí atacó y golpeó a profesores interinos que participaron en manifestaciones de protesta el pasado 7 de enero en seis ciudades del país, Casablanca, Marrakech, Inezgan, Tánger, Fez y Uchda.
Los docentes organizaron estas manifestaciones para protestar contra la aprobación de dos decretos que reducen sus remuneraciones y que limitan las garantías que les permitían acceder a un empleo una vez terminado su período de formación.
"Golpear y tirar piedras contra los manifestantes pacíficos son medios que salen del ámbito legal de la dispersión de una manifestación pacífica. Las autoridades marroquíes deben garantizar que la policía no recurra a la violencia inútil contra los manifestantes, así como pedir cuentas a quien la use", lamentó Eric Goldstein, subdirector de HRW para Oriente Medio y el norte de África.
HRW recogió en su comunicado testimonios de participantes en las protestas que resultaron heridos, mostró fotos y vídeos sobre el uso de palos y piedras por parte de policías de uniforme y de paisano, y deploró el "excesivo" uso de violencia contra manifestantes, concretamente en la ciudad sureña de Inezgan.
La organización señaló que, a pesar de que las normas internacionales autorizan "dispersar las manifestaciones que estorban la circulación o el orden (...), la policía debe usar la fuerza mínima para alcanzar un objetivo legítimo".
HRW recogió cifras de la Asociación Marroquí de Derechos Humanos (AMDH), que informó de que la intervención policial causó al menos 168 heridos, un centenar de ellos en Inezgan.
El Ministerio de Interior marroquí minimizó entonces el número de heridos y apuntó que las protestas fueron organizadas sin autorización previa y que su prohibición fue comunicada a los convocantes.