.

Cuando Arabia Saudí juega con fuego.

La Ejecución del clérigo saudí Nimr Baker Al Nimr. 

Ahora todo el mundo teme que el aumento de la tensión entre Irán y Arabia Saudita suministra las guerras de poder que ya se dedican a las dos potencias regionales en el Medio Oriente.

La ejecución el pasado Sábado de un clérigo chiíta Nimr Baker Al Nimr, es una señal muy mala a la población chiíta al vecino Irán con el que tiene relaciones pésimas desde hace muchos años. El mensaje de Riad es tan claro como el agua del manantial de Zamzam: La monarquía wahabí no le da importancia a la minoría chiíta saudí que empieza a aparecer a partir del 2011 por el "derecho a tener derechos", que precisamente Sheikh Nimr Baker Al Nimr era el líder político indiscutible, y también excluye cualquier idea de distensión con Teherán que presenta al igual que el protector de la minoría chiíta "oprimida" en el Medio Oriente.

Más que una convicción, la decapitación de Nimr Baker Al Nimr es una clara provocación que subió la tensión en su guerra particular del liderazgo entre Riad a Teherán de la región. Los saudíes eran plenamente conscientes de que la ejecución Nimr Baker Al Nimr causará ondas de choque en el mundo chiíta.

En el Este, ya sumido en profundas crisis, este gesto de los saudíes podría haber prendido fuego a la pólvora. Afortunadamente, Teherán parece haber decidido a calmar las cosas y no quedar atrapado en la inferioridad de Arabia. Por más que solamente la esperanza de que la "mano divina" vengará la ejecución de Nimr Baker Al Nimr. El líder supremo de Irán, ayatolá Ali Jamenei, llama a evitar la escalada.

Los chiítas quieren venganza.

Si las autoridades iraníes han optado por la moderación en este caso, las calles en Teherán y los chiítas que son minorías en los países árabes sunitas quieren vengar la muerte del clérigo chiíta saudí, sacrificado en el altar de la geopolítica regional, que provocó la manifestación de más de un millar de personas ayer en dos lugares de la capital iraní para protestar contra la ejecución del clérigo chiíta. 
También se realizaron otras manifestaciones en otras ciudades iraníes. Por su parte, el líder de Hezbolá, Hassan Nasrallah acusó ayer a Arabia Saudí de "terrorismo". 



En un discurso transmitido por el canal de Hezbollah, Al Manar, sintió que el asesinato del jeque Nimr el pasado Sábado "reveló el verdadero rostro de Arabia Saudita, el criminal rostro despótico y terrorista".

Nimr, de 56 años, fue condenado a muerte en 2014 por terrorismo, sedición, desobediencia a la ley y posesión de armas. Se trata de la familia gobernante de "Al Saud'' que, durante décadas, infla "las tensiones entre sunitas y chiítas'', siendo acusados por ​​Hassan Nasrallah. "debe tener cuidado de no convertirse en (conflicto) entre sunitas y chiítas", advirtió el líder de Hezbollah.




Al mismo tiempo, unas pocas docenas de personas se congregaron pacíficamente frente a la sede de la ONU en el centro de Beirut frente a la embajada de Arabia Saudita, denunciando asi la ejecución de Sheikh al-Nimr. En Bahréin, donde los chiítas son mayoría, las cosas no fueron bien recibidas, ya que las manifestaciones para denunciar la ejecución de Nimr Al Nimr acabó en enfrentamientos que resultaron en lesiones leves.

La comunidad internacional lo condena.

Al decapitar Nimr Al Nimr, Arabia Saudita se ha ganado una avalancha de críticas a nivel internacional. Las capitales occidentales más importantes han rechazado rotundamente la aplicación de Riad de la pena de muerte en 2014 por la justicia saudí contra el clérigo chiíta. "La pena de muerte es un castigo inhumano que rechazamos en todas las circunstancias", dijo el portavoz de prensa del Ministerio de Asuntos Exteriores alemán.

El asesinato del jeque Nimr Al Nimr también despertó la preocupación en la ONU y los Estados Unidos, que temen que puede inflar aún más las tensiones entre chiítas y sunitas en la región. El Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, también ha llamado "a todos los líderes de la región para tratar de evitar exacerbar las tensiones sectarias."

Todo el mundo teme, de hecho hoy que el aumento de la tensión entre Irán y Arabia Saudita suministra las guerras de poder que ya se dedican a las dos potencias regionales. Los temores en los que se basa principalmente Riad y la familia real saudí, en particular, se juegan su supervivencia. Por lo tanto, mientras que presagia, el enfrentamiento todavía continuará. La única manera de evitar lo peor es que los árabes e Irán negocien el Plan de Paz sostenible temprano en el que el lugar de cada uno debe ser cuidadosamente definido. Porque esta región va a peor, que sería abrir la caja de Pandora.

FUENTE: ALWATAN-francés. (Traducido)