.

Sahara Occidental, un pasado español todavía por resolver.

CRÓNICA DEL FIN DEL 'IMPERIO' AFRICANO
En noviembre de 1975 se firmó el acuerdo para dejar el territorio, pero sin transferir la soberanía.
10/12/2015.
AGONÍA, TRAICIÓN, HUIDA: EL FINAL DEL SAHARA ESPAÑOL
AUTOR: José Luis Rodríguez Jiménez periódico el Público.
EDITORIAL: Crítica
Perdidas las posesiones de España en América, tras el desastre de 1898 en Cuba, la élite militar española puso sus ojos en África como continente en el que levantar un nuevo imperio. El Protectorado de Marruecos dio a los "africanistas" la oportunidad que ansiaban, y Franco llegó incluso a soñar con una gran África española desde Ceuta hasta Guinea Ecuatorial. El antiguo Sahara español comprendía un territorio de 300.000 kilómetros cuadrados de extensión situado frente a la costa atlántica de África, entre el Cabo de Juby (a 55 millas náuticas de Fuerteventura) y el Cabo Blanco, donde se encuentra uno de los bancos pesqueros más importantes de toda África.
Y fue justamente en el último día de la agonía de Franco (fallecido el 20 de noviembre de 1975) cuando aquel delirio de grandeza se esfumó, materializándose en el precipitado abandono por parte de España, del Sahara occidental, que desde 1958 había sido una más de las provincias españolas.
TERRITORIO ESTRATÉGICO Sobre este delicado asunto --aún pendiente de resolución-- trata este libro del historiador José Luis Rodríguez Jiménez, que a modo de crónica, narra el fin de aquel "imperio" africano español, pues aunque el libro se centra en la presencia española en el Sahara, el autor dedica también un capítulo de su obra al "lamentable" abandono español de Guinea Ecuatorial, que alcanzó su independencia en 1968.
Y al igual que la descolonización de Guinea, el abandono español del Sahara occidental se produjo de manera precipitada y a contratiempo de la descolonización internacional de África, la mayoría de cuyos países había logrado su independencia durante la década de los cincuenta. Pero el régimen de Franco, aislado del resto de las naciones democráticas, creyó firmemente en la posibilidad de que "aquel gran desierto" africano, no concitaría la atención internacional respecto a su independencia.
Asimismo, el Sahara español se había revelado como un territorio estratégico para la economía de la última etapa del franquismo, cuando en 1963 fueron descubiertas las grandes minas de fosfatos de Bu Craa, al sureste de El Aaiún --a 107 kilómetros de la entonces capital del Sahara-- y a 100 kilómetros del litoral atlántico. Se trataba de unas reservas seguras de 1.715 millones de toneladas de mineral de fosfatos de alta calidad, y fáciles de extraer, pues el mineral se encontraba a escasa profundidad del manto del desierto. Para la explotación de las minas de Bu Craa, España realizó una fuerte inversión de dinero y recursos, llegando a construir --para la distribución del mineral-- una larga cinta transportadora de 90 kilómetros, a través del desierto de arena y piedras, hasta el puerto de embarque hacia la Península, construido también a tal efecto, en las proximidades del El Aaiún.
Fue no obstante en 1975, al filo de la larga enfermedad de Franco, cuando el rey de Marruecos --Hassam II-- promovió la denominada Marcha Verde, con el propósito de hacerse con el control de la provincia española del Sahara Occidental. Como resultado de todo ello, el 20 de noviembre de aquel año se suscribieron los acuerdos tripartitos de Madrid para la descolonización del Sahara, cuyo territorio quedaba repartido entre Marruecos y Mauritania, país este último que, posteriormente, renunciaría a su posesión. Tres meses más tarde, el 26 de febrero de 1976, la Yemáa (Asamblea de notables saharauis) se reunió en El Aaiún y ratificó el tratado.
EL POLISARIO Sin embargo, tan solo un día después, en el oasis de Bir Lahlu (cercano a la frontera del Sahara español con Mauritania), el Polisario (Frente popular para la liberación de Saguía el Hamra y Río de Oro) proclamó el nacimiento de la RASD --República Árabe Saharaui Democrática--, que en 1984 se integró en la actual UA (Unión Africana). Y por su parte, el entonces Secretario general de la ONU, el alemán Kurt Waldheim (1918-2007) dejaba constancia de que se seguía considerando a España potencia administradora del Sahara Occidental, ya que no había hecho transferencia de su soberanía.
Actualmente la RASD está reconocida por algo más de 80 estados, entre los que no figura ni Marruecos ni España, y se sigue a la espera de la celebración de un referéndum sobre la autodeterminación del antiguo Sáhara español, o de una resolución de la ONU que satisfaga a todas las partes implicadas. Algo que, a día de hoy, aún parece lejano.