.

La crisis se extiende en todas la relaciones:Jefe de DGED y el general Bouchaib visitan a Mauritania.

declaraciones inoportunas del rey Mohamed VI contra Mauritania.
Nuevo intento de estrechar las relaciones diplomáticas entre nouakchott y Rabat.
19|12|2015 ;CS.
Mezouar no hizo ninguna declaración después de la reunión, pero de acuerdo con la agencia de prensa mauritana, la reunión se centró en "relaciónes  entre Mauritania y Marruecos y las maneras de fortalecer aún más.
El presidente de Mauritania, Mohamed Ould Abdelaziz recibió en el palacio de la presidencia la semana pasada, una delegación marroquí de altos cargos entre ellos el jefe de los servicicios secretos (DGED) Yassine Mansouri y el jefe  general de las FAR,el  General de Bouchaib Arroub jefe de las fuerzas armadas en el Sáhara Occidental Ocupado y Ministro de Relaciones Exteriores, Salaheddine Mezouar.
Esta delegación de alto rango no es una sorpresa que visite a Nouakchott , Aunque las relaciones políticas entre los dos países están congeladas durante dos años, el régimen marroquí y Mauritania mantienen -gracias a Arabia Saudita y Francia- una buena cooperación en seguridad.
La noticia no pasó inadvertida para los medios marroquíes, porque Marruecos y Mauritania llevan dos años viviendo tensiones políticas, crisis diplomáticas y disputas comerciales.
La crisis se extiende en todas la relaciones. Mauritania hace unos años que ha prescindido de su embajada en Marruecos y ha cancelado todas las becas de estudiantes mauritanos que antes estudiaban en Rabat. Y por otra parte canceló todos los proyectos de cooperación en materia de formación de oficiales mauritanos en Marruecos, así como en el sector de intercambio comercial que fluía entre los dos países. PSL.
Al mismo tiempo Mauritania ha adoptado su propia política en la lucha contra el terrorismo, sin ninguna coordinación ni consulta con Rabat, aunque todavía está tratando de convencer a las autoridades mauritanas que la amenaza del terrorismo afecta a ambos países y que tienen que enfrentar y superar sus diferencias políticas.
Muchos factores han contribuido a alimentar esta tensión, que se ve agravada desde que Mauritania accedió a la presidencia de la Unión Africana en enero del año pasado, y con el apoyo de Argelia a cambio del estrechamiento de las relaciones de Nouakchott con el Frente Polisario, que no es del agrado de Rabat.