.

Abengoa, la empresa que colaboró con el régimen marroqui para construir un parque solar en el desierto del Sáhara.

Corría el año 2009 cuando 12 empresas fueron seleccionadas por el régimen marroquí para el proyecto Desertec Industrial Initiative, el plan era la construcción de la mayor central termoeléctrica en el desierto del Sáhara Occidental por su potencial solar con el objetivo de producir para 2050 hasta 125 gigavatios de electricidad, lo que cubría el 100% de la demanda eléctrica de Marruecos y entre el 15% y el 20% de Europa. 11 empresas eran alemanas y 1 española:


-Abengoa.
-Siemens.
-E-on.
-RWE.
-Munchner RE.
-Deutsche Bank.
-Bosch.
-CommerzBank.
-ABB.
-MAN.
-M+W Group.
-Schott Solar.
El plan incluía un trabajo titánico detrás de un gran logro de ingeniería alemana y una financiación de más de 400.000 millones de €. Pero los planes se torcieron en 2012 debido a la intervención de Greenpeace y una denuncia de Argelia alegando que estaban violando la soberanía del pueblo saharaui, esta denuncia tuvo como consecuencia el abandono de empresas como Siemens y Bosch, por entonces España corría una grave crisis económica. Las renuncias sumadas a la crisis económica de España por temor a la quiebra de Abengoa, algo que se ha cumplido esta semana, motivaron a archivar el proyecto y el portavoz del proyecto indicó: 

''Nuestros proyectos de referencia no se localizarán en la región. Al buscar localizaciones para los proyectos, Desertec Industrial Initiative también tendrá en cuenta asuntos políticos, ecológicos y culturales.''

Argelia se ofreció en lugar del Sáhara Occidental para albergar tal parque termoeléctrico, ya que posee excelentes condiciones para las energías renovables y está considerado como localización potencial para un posterior proyecto de referencia. En diciembre del 2011, el plan para la construcción del parque solar en territorio saharaui fue cancelado y los proveedores argelinos de energía Sonelgaz y Cevital firmaron con Desertec un memorándum de entendimiento para su futura colaboración en presencia del comisario para la energía de la UE Günther Oettinger y el ministro argelino de energía y minería Youcef Yousfi.