.

"Marruecos ha conmemorado una invasión sangrienta respaldado por España y Francia".

  • La Coordinadora Sindical Canaria de Apoyo al Pueblo Saharaui (COSCAPS) y la Comunidad Saharaui en Canarias(AISOC) han condenado públicamente, y ante las Naciones Unidas y otros organismos internacionales, la visita del monarca marroquí Mohamed VI a las zonas ocupadas del Sáhara Occidental, el pasado 6 de noviembre, para conmemorar la llamada Marcha Verde.
  • "Esta Marcha - recuerdan desde la comunidad saharaui afincada en Canarias - fue una pura y cruda invasión militar que empujó al exilio forzoso a miles de saharauis que no han podido regresar a sus hogares tras sufrir el genocidio en las manos del régimen sanguinario Marroquí".

Última actualización ,17 noviembre 2015 / 16:00h     
foto de :Canarias-semanal.org

"Descarada e inhumanamente - dicen – Marruecos ha festejado esta marcha negra sin oposición y con el silencio oficial de la ONU y respaldado por sus cómplices de Francia y España".
De esta manera - afirman desde COSCAPS y AISOCse ha violado una vez más el alto el fuego firmado en el año 1991 entre Marruecos y el Frente Polisario, único y legítimo representante del Pueblo Saharaui".

La organización saharaui y la coordinadora de solidaridad canaria recuerdan, en ese sentido, que la Marcha Verde fue ideada en 1975 por el anterior monarca, Hassan II, para la ocupación del Sáhara Occidental, con el beneplácito de Francia, Estados Unidos y España”.
"Reafirmamos - concluyen - nuestro rechazo y condena taxativa por la provocación intencionada y malévola del rey Marroquí Mohamed VI a su visita oficial a las Zonas Ocupadas del Sahara Occidental para conmemorar la vergonzosa y sanguinaria invasión militar y su violación sistemática del alto el fuego".

CON UN TERRITORIO BLINDADO Y LA PRESENCIA DE DIEGO ARMANDO MARADONA

Celebrar el aniversario de Al Massira o Marcha Verde significa, en efecto, conmemorar el exilio forzoso de cuatro generaciones de saharauis condenados a vivir en los campamentos de refugiados en Argelia, justo al otro lado del muro levantado por Marruecos y plagado de minas antipersona.
Al mismo tiempo supone festejar la desaparición de más de 500 saharauis y los 40 años de ocupación ilegal de Marruecos, así como al expolio de sus recursos naturales y la violación sistemática de los derechos humanos del pueblo saharaui.

Por esta razón, las visitas del rey Mohamed VI a "las Provincias del Sur" –eufemismo utilizado para referirse a los territorios ocupados - solo pueden realizarse desplegando previamente un impresionante dispositivo de seguridad que equivale a un verdadero estado de sitio.
Así lo manifestaba a un diario digital español Fatma Abdallahi, una mujer a la que el bloqueo militar y policial le traía recuerdos de la invasión del Sáhara en 1975 que ella misma tuvo que sufrir.
"Las autoridades de la ocupación van de casa en casa exigiendo la asistencia al recibimiento del rey, o de lo contrario recortarán nuestros sueldos y trabajos" -denunciaba Abdallahi.
Este año, no obstante, los festejos organizados por la monarquía alauita contaron con un acontecimiento especial, destinado a trasmitir a la opinión pública internacional una sensación de normalidad en medio de la represión.

Un partido de de exhibición organizado por la Real Federación Marroquí de Fútbol, en el que participó el ex jugador argentino Diego Armando Maradona. El mediático ex futbolista hizo caso omiso a las peticiones del movimiento de solidaridad con el pueblo saharaui para que no prestase su imagen a la ocupación marroquí y se convirtió en la principal atracción del espectáculo propagandístico de la dictadura marroquí y su monarca Mohamed VI.