.

El terrorismo internacional: que papel desempeña Marruecos.

  • ¿Qué relación hay entre la compra de seiscientos misiles anticarro y las armas disponibles en manos del Estado Islámico.
Última actualización ,27 Noviembre 2015 / 22:00h  

Citando información de fuentes abiertas, el periódico afirma que los yihadistas han obtenido como botín varios tanques pesados estadounidenses M1A1 Abrams. y misiles anticarro de combate tow2.
visto en el contexto geoestratégico actual este tipo de misiles y carros de combate, pueden alimentar las teorías más audaces.

Trataremos de analizar estos elementos a partir de una serie de hechos y suposiciones;
Primero, el campo elegido por Rabat en el juego en el Medio Oriente, ni neutralidad ni alianza con las teorías de los países occidentales, Marruecos ha elegido el campamento radical para la eliminación de Bashar Al Assad, o el desalojo de los Houthies en Yemen, sin embargo las autoridades marroquíes han hecho la vista gorda a los miles de combatientes que dejan su tierra para alimentar a las filas de las diferentes organizaciones que luchan en Siria. Son casi cinco mil los soldados luchando junto con el Estado Islámico en Siria e Irak. 
La confirmación de esta última proposición es tal vez la actitud de los Servicios Secretos Marroquíes en la gestión posterior de los atentados en París. 
Porque si las capitales, entre ellas Argel y París se les había advertido ante la posibilidad de ataques en su territorio, había que preguntar a Marruecos para que dé la información decisiva .Es precisamente el hecho de que la DGED haya proporcionado a Abbaoud un escondite temporal, lo que demuestra la influencia de este servicio en Daesh (Estado Islámico en Siria e Irak), la secta terrorista que opera en Europa.
El caso Abbaoud es instructivo planificador, responsable de los ataques sangrientos contra Francia y Bélgica, se mantuvo durante más de un año bajo la influencia de los Servicios Secretos Marroquíes que nunca habían dado advertencia a sus homólogos europeos.
Su regreso de Siria y la facilidad con la que se reimplanta en Bélgica, lleva la impronta de los servicios secretos que proporcionó documentos logísticos y viajes para pasar entre las grietas.