.

El Sahara Occidental: Compatriotas abandonados


  • Ayer se cumplían 40 años del último de los días de la marcha verde, ayer se cumplían 40 años del fin de la esperanza Saharaui, ayer se cumplían 40 años desde que España abandonó a su suerte a los compatriotas que habitan el Sahara Occidental.  
  • La marcha verde impidió la celebración del referéndum ordenado por Naciones Unidas. Es, sin duda, uno, sino el mayor, de los lunares de la monarquía española. 

Castellòn s Diario   Última actualización ,Martes, 10 noviembre 2015 / 16:30h
Cierto es que D.Juan Carlos acababa de estrenar el trono pero no es menos cierto que a nuestro rey “ le tembló el pulso” y no supo, o no quiso, dar a nuestro Ejército las órdenes oportunas para impedir la invasión extranjera de territorio nacional.

Los saharauis eran, siguen siendo españoles y “La Patria” nunca debe abandonar a los suyos.

Hoy el pueblo saharaui vive en la miseria, maltratado y despreciado por Marruecos y escasamente protegido por un debilitado Frente Polisario al que España debiera haber ayudado.

Nuestra diputación(Castellòn) aprobaba hoy un plan de ayuda para el pueblo saharaui, no es una obra de caridad, es un deber que toda España tiene con cualquier compatriota que ha sido privado de sus derechos.

No podía irme a la cama sin acordarme de los españoles abandonados a su suerte en un territorio que sigue siendo legalmente España y que ningún gobierno ha tenido las agallas suficientes de reclamar y reconquistar para expulsar al moro traidor de nuestras tierras.

Quien haya pisado el Sahara Occidental sabe que sus habitantes se sienten españoles a pesar de que la patria no se ha portado nada bien con ellos.

Los “calzonazos” de la ONU no han movido un dedo para hacer cumplir la ley, nuestro rey emérito llama hermano al rey de Marruecos y la diplomacia internacional se baja los pantalones ante la tiranía marroquí mientras desde el gobierno nos reclaman que debemos cobijo en nuestra tierra a los súbditos del hijo de Hassan II, organizador del genocidio saharaui, que llegan en patera.