.

Europa es cómplice de la explotación del Sáhara Occidental.

Sáhara Occidental, antigua colonia española, esta ocupada por Marruecos desde 1975. A pesar de que la descolonización del Sáhara Occidental ha estado en la agenda de la ONU durante 40 años, Marruecos (junto con sus aliados) ha logrado congelar este proceso, mientras afianza aún más su poder en el territorio ocupado.
Una de las razones detrás de la agresión y la anexión de Marruecos fue la abundancia de los recursos naturales del Sáhara Occidental, y desde que comenzó la ocupación, Marruecos ha saqueado estos recursos para beneficio económico. El Sáhara Occidental tiene una de las mayores reservas de fosfato en el mundo y es famosa por sus bancos pesqueros, tal vez el más rico a lo largo de la costa africana. Por otra parte, las perspectivas para la localización de yacimientos de petróleo y gas ha atraído la exploración en su territorio.

En un acontecimiento reciente, demasiado familiar, una compañía petrolera irlandesa, ‘San León Energy comenzó a perforar al sur de la frontera de Marruecos, en la costa norte-occidental del Sáhara Occidental ocupado. Para que la perforación de petróleo – y la extracción de otros recursos - tengan validez legal, sin embargo, debe ser llevado a cabo con el consentimiento y en el interés de la población ocupada. Pero no sólo que la población local del Sahara Occidental no ha sido consultada, sino que el pueblo saharaui ha declarado explícitamente su oposición a las actividades de San León.

En una carta al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, el Presidente de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), Mohamed Abdelaziz declaró: "Pedimos con urgencia que el Secretario General condene estas actividades, que son una clara violación del derecho internacional y pedimos a Marruecos y a las empresas extranjeras cómplices, detener la explotación ilegal de los recursos naturales del Sáhara Occidental".

La posición de la RASD se hace eco de la ONU y de la comunidad internacional. En 2002, el Secretario General Adjunto de Asuntos Jurídicos, Hans Corell, escribió, si la explotación de los recursos naturales "fue proceder sin tener en cuenta los intereses y deseos del pueblo del Sáhara Occidental, sería una violación de los principios de la ley internacional aplicables a las actividades de recursos minerales en los Territorios No Autónomos".
Contradiciendo innumerables resoluciones de la ONU y la clara posición de la RASD, San León Energy afirma que sus "operaciones están en consonancia con nuestras obligaciones en virtud del derecho internacional y trabajamos por el bien de todas las personas en las provincias del sur de Marruecos". "Provincias del sur" es el término que el gobierno marroquí usa para el Sáhara Occidental.

San León Energy está lejos de ser el único actor extranjero dedicado a la actividad económica legalmente dudosa en el Sáhara Occidental ocupado. La actividad económica más rentable para Marruecos en el territorio ocupado es la industria del fosfato. Un reciente estudio de la organización legisladora, Western Sahara Resource Watch, identificó nueve empresas que importaron fosfato originario del Sáhara Occidental, sólo en el 2014. Los principales importadores fueron empresas con sede en Canadá y Lituania. 

Si quieres saber cuáles son las empresas que saquean los recursos del Sáhara Occidental, pincha AQUÍ

Tal vez el más controvertido acto de la UE en relación con el Sáhara Occidental fue la re-firma de un acuerdo de pesca con Marruecos a finales del 2013. En 2011, el Parlamento Europeo suspendió el acuerdo. En su discurso ante el parlamento, el profesor de derecho internacional Pål Wrange declaró, que si el acuerdo de pesca se extendía "hará que la UE y sus Estados miembros sean responsables de la violación del Derecho Internacional, principalmente, como su reconocimiento y asistencia a las infracciones graves del Derecho Internacional por parte de Marruecos".


En el marco del renovado acuerdo pesquero, Marruecos, a cambio de un pago anual de US $ 62 millones (40 millones de €), otorga licencias a los buques pesqueros europeos para pescar en sus aguas, incluidas las del Sáhara Occidental. Esto es legalmente cuestionable - como señaló Wrange - porque acepta indirectamente la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental. En 2014, los representantes del pueblo saharaui exigieron la anulación del acuerdo de pesca y llevaron su caso ante el Tribunal Europeo de Justicia.

Parece que la UE sigue dando prioridad a sus intereses económicos y estratégicos sobre el derecho internacional en sus relaciones bilaterales con Marruecos. El comercio anual entre la UE y Marruecos asciende a casi US $ 46 mil millones (30 mil millones de €), lo que representa más del 50 por ciento del comercio total de Marruecos y la UE. De hecho, la UE es el mayor socio comercial de Marruecos y de Israel. En ambos casos, la influencia económica de la UE es excepcional, y su capacidad para ejercer presión sobre las partes ocupantes, si así lo quisiera, es considerable.





Este contenido ha sido publicado originalmente por teleSUR bajo la siguiente dirección:
 
http://www.telesurtv.net/opinion/Es-Europa-complice-de-la-explotacion-del-Sahara-Occidental-20151019-0035.html.