.

Estocolmo reconoce a la RASD , y polémica en Marruecos por la suspensión de la apertura de un Ikea.

Marruecos quiere impedir el  reconocimiento de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) por parte del Gobierno de Suecia y para ello Marruecos suspende la compañía de  mueble de Ikea, dejando en suspenso una inversión de 434161351.87 millones de Dirham Marroquí (MAD)  de la compañía sueca y un gran número de puestos de trabajo.

La causa saharaui tiene amplio respaldo en Suecia, país al que viajan con frecuencia delegaciones saharauis y donde hay una representación permanente del Frente Polisario, fundador de la RASD.

El Parlamento sueco aprobó  reconocer a la RASD

El Parlamento sueco aprobó el 5 de diciembre de 2012 una moción en la que pedía a su Gobierno el reconocimiento de la RASD y que trabajase en el seno de la Unión Europea para que otros países siguiesen su ejemplo, a la vez que apoyaba el derecho del pueblo saharaui a la autodeterminación.
El Ministerio saharaui de Asuntos Exteriores de la RASD calificó en aquel momento  de “histórica" la decisión del Parlamento sueco y dijo que significaba  que la comunidad internacional ya no admitía “la dureza de la ocupación marroquí, su rechazo a la ley internacional y la ocupación de gran parte de la República Saharaui, país miembro de la Unión Africana y reconocida por más de 80 países de todo el mundo".

La cuestión del Sáhara Occidental es causa de diferencias entre  Estocolmo y Rabat, como las críticas de la diplomacia sueca a los acuerdos de pesca de la Unión Europea con Marruecos,  por los  que se los pesqueros europeos, especialmente españoles, puede faenar en aguas del Sáhara.
En Madrid hubo ante la sede de la embajada de Suecia una concentración de agradecimiento formada por integrantes del movimiento solidario con el Sáhara Occidental, miembros del Frente Polisario, así como representantes de organizaciones sindicales y de Derechos Humanos. El Ministro Consejero de la Embajada, Anders Carlsson, y el Primer Secretario, Johan Rydberg, recibieron a una delegación que les entregó una carta dirigida al entonces presidente del Parlamento sueco, Per Westerberg.

Marruecos veta a IKEA

Las autoridades marroquíes han bloqueado la apertura de la primera tienda IKEA en el reino alauí, que estaba prevista para el pasado martes, en probable represalia por el proyecto del gobierno sueco de reconocer a la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) declarada por el Frente Polisario en el Sáhara Occidental.

Hoy el Gobierno de Marruecos ha anunciado oficialmente una campaña de "boicot a las compañías suecas", en medio de un conflicto diplomático por el reconocimiento sueco de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD).

el portavoz del Gobierno, Mustafá Jalfi, aseguró que este boicot es una respuesta "a la postura hostil de Suecia" y "en reciprocidad" al boicot que los intereses marroquíes sufren en ese país, y que se centra sobre todo en las compañías que tienen su sede u operan en el Sáhara Occidental.
El pasado domingo, una delegación de partidos de la izquierda marroquí ha anunciado un viaje a Suacia  para presionar al partido socialdemócrata sueco, que encabeza el Gobierno , pero no fueron recibidos por ningún partido sueco .