.

El Consejero de Cooperación de Gran Canaria advierte de la posible vuelta a las armas si la ONU no fuerza el referéndum.

Carmelo Ramírez, Consejero de Cooperación Institucional y Solidaridad Internacional del Cabildo Insular de Gran Canaria, en relación al estatus político del Sáhara Occidental, se muestra indignado ante la indiferencia de las autoridades españolas, la ONU y la Unión Europea con el conflicto saharaui. Prevé activar las relaciones coincidiendo con el 40 aniversario de la firma de los Acuerdos Tripartitos de Madrid entre España, Mauritania y Marruecos.

 

Carmelo Ramírez manifiesta que el estatus de soberanía del pueblo saharaui 
continúa en el mismo punto en el que se encontraba cuando se firmó el Acuerdo Tripartitos de Madrid, no obstante percibe un cambio sustancial en el cumplimiento de las resoluciones de la Organización de las Naciones Unidas. En este sentido adelanta que antes de la finalización del presente año se van a producir dos acontecimientos que sin duda serán culminantes en la resolución del conflicto. 




Por un lado en Madrid se va a llevar a cabo la celebración de la 40ª edición de la Conferencia Internacional de Apoyo y Solidaridad con el Pueblo Saharaui (EUCOCO) y coincidirá con el 40 aniversario de la firma de los Acuerdos Tripartitos de Madrid (con la que el Reino de España negoció la Soberanía del Pueblo Saharaui hipotecando su independencia), en este encuentro internacional se hará un análisis de la situación actual y de las expectativas que el gobierno de Marruecos se está haciendo en relación a los territorios ocupados y las graves violaciones de los Derechos Humanos.

El otro gran evento, previsto para diciembre de este mismo año, es el Congreso del Frente Polisario, donde después de tres años se abordará el reconocimiento internacional del Pueblo Saharaui, la ineficacia de las resoluciones de las Naciones Unidas por la falta de contundencia para obligar a Marruecos a la celebración del Referéndum de Autodeterminación, la política de represión y supresión de libertades del Gobierno de Marruecos, la tortura sistemática, el encarcelamiento indiscriminado de los activistas saharauis, las expulsiones de las delegaciones extranjeras de observadores internacionales y la prohibición de entrada a las asociaciones de defensa de los derechos humanos, todo ello ante la negligencia y pasividad de la Unión Europea y la ONU (MINURSO). Ramírez resalta el papel protagonista que va a jugar la Unión Africana en el conflicto, organización en la que están adscritos todos los países del continente salvo Marruecos. La República Árabe Saharaui Democrática sigue exigiendo la participación de la MINURSO en el cumplimiento de los compromisos recogidos por las Naciones Unidas en lo que se refiere a la celebración del referéndum de libre determinación del Pueblo del Sáhara Occidental y sobre los medios necesarios para asegurar la organización y supervisión del mencionado referéndum por las Naciones Unidas en cooperación con la organización de la Unión Africana para asegurar un correcto cumplimiento de las normas y garantizar el resultado. El consejero cabildicio asegura ''tras lamentarse de la larga espera a la que el Gobierno de Marruecos tiene sometido al pueblo saharaui, si estas conversaciones no producen la celebración del referéndum después de 40 años, el Pueblo Saharaui se podría sentir legitimado para adoptar otras medidas de presión, como pudiera ser el enfrentamiento armado, de cuyas consecuencias y según el reconocimiento de la Organización de las Naciones Unidas que hace de administrador único a España, podrían exigirse responsabilidades jurídicas, políticas e históricas, a pesar del empeño del estado español en lavarse las manos.''